Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
undefined

El derrotero vietnamita

Las numerosas guerras y sus secuelas convirtieron a Vietnam en centro de interés que, sumado a atractivos naturales y culturales, integra codiciados paquetes turísticos. Ho Chi Minh City, la ciudad más grande aunque no la capital, muestra patrimonio histórico y de vanguardia. 

Por Juan Carlos Lopresti*.

A lo largo de su historia, el pueblo vietnamita enfrentó numerosas guerras. Desde 1859 a 1954 padeció la ocupación francesa, que devino en la división del país (Vietnam del Norte y Vietnam del Sur). Luego, la contienda se planteó con la mitad norte del país, lo que condujo a la intervención de los Estados Unidos y que culminó el 30 de abril de 1975, fecha que se considera el Día de la Independencia.

Ahora, todo el sufrimiento de esas grandes guerras, está siendo muy bien aprovechado por las nuevas autoridades de la república unificada, para mostrar al mundo las secuelas de esos enfrentamientos a través de cotizados paquetes turísticos que promueven visitas a los lugares donde se forjó esa historia.

Ho Chi Minh City, ex-Saigón, la urbe más grande de Vietnam. Las cruentas guerras quedaron en la historia y hoy el país es un atractivo y creciente polo turístico.

La visita comienza al llegar al aeropuerto Son Nhat, ubicado a seis kilómetros al norte de Ho Chi Minh City, ex- Saigón, (la ciudad más grande del país, aunque la capital es Hanoi) cuya primera impresión es alucinante: miles de motocicletas que circulan en todas direcciones. Se estima que hay unos siete millones de esos vehículos en la ciudad, en una población de 6,8 millones de habitantes.

Imagine lo que implica cruzar las calles, con esos bólidos que van y vienen, pese a la existencia de pasos peatonales (“cebras” pintadas en las calles). Por eso, aconsejan caminar despacio, sin correr, para permitirles a los motociclistas que lo puedan esquivar.

Lo mejor, en esas regiones donde el idioma suele ser un problema aunque el inglés permite sobrevivir, es contratar excursiones directamente desde el mismo hotel en que uno se aloja. En todos los casos los traslados se hacen en furgonetas climatizadas y en los trayectos más largos, incluyen las comidas, que son exquisitas y abundantes.

Trazos urbanos

El Palacio de la Reunificación se alza majestuoso en una zona de abundante vegetación, rodeado de una extensa verja metálica. Fue construido entre 1868 y 1873, durante la ocupación francesa, y lo llamaron Palacio Norodom. Consta de cuatro plantas, en las que se aprecian las distintas salas de recepciones y de banquetes donde recibían y agasajaban a invitados, los dos únicos presidentes que hicieron uso de esa vivienda: Ngo Dinh Diem, quien se instaló tras la derrota de los franceses en 1954, y Nguyen Van Thies, quien asumió tras el asesinato del primero y después de que el edificio fuera bombardeado por pilotos vietnamitas disidentes, en 1962. 

Pagoda china, construcción multicolor con símbolos budistas y taoístas.

En la parte subterránea del colosal edificio se puede visitar el búnker donde se protegían las autoridades, con un dormitorio para el presidente, cocina, sala de transmisiones y de mando y en el patio se exhiben los extraños regalos que algunos visitantes hacían al presidente, como, por ejemplo, patas de elefante.

En las 12 hectáreas que ocupa, hay un helipuerto, la vivienda presidencial, una fuente con juegos acuáticos y el tanque Nº 843 de Vietnam del Norte, que el 30 de abril de 1975 derribó la puerta principal e ingresó a la propiedad, para dar final a la guerra. 

Al frente se encuentra el Parque Tao Dan donde, desde muy temprano, se dan cita muchos ciudadanos para hacer prácticas deportivas que incluyen danzas. 

Organización ciudadana

La ex- Saigón está dividida en 24 distritos o barrios y es atravesada por el río Saigón, que conecta con el mar del Este y es navegado por embarcaciones de todo tipo, incluso barcos de gran calado. En ellos se realizan excursiones que permiten degustar una variedad de comidas típicas, mientras se disfruta de música tradicional en vivo. 

Tránsito caótico. Siete millones de motos circulan por la ciudad.

Si el paseo es nocturno se observan los altos edificios iluminados, entre los que sobresale la torre Bitexco, la más alta de la ciudad y la segunda del país.

La Catedral de Notre Dame, ubicada en el corazón de la ciudad, en la plaza Cong Xa Paris, fue construida por los franceses, entre 1877 y 1883, con piedras de las canteras cercanas y azulejos de color rojo. También se la conoce como Basílica de la Inmaculada Concepción. 

Tiene un estilo neo románico con dos campanarios de 40 metros de altura que se observan desde la plaza del frente, donde hay una gran imagen de la Virgen María llevada desde Roma. 

Enfrentado al templo se encuentra el Palacio Municipal de Correos, edificio emblemático, de color crema, con un gran reloj en su parte alta. 

Fue construido entre 1886 y 1891 por Gustav Eiffel y está inspirado en una estación de trenes. Consta de una gran bóveda sostenida por pilares metálicos de color verde y al fondo, sobre la pared principal, un gran retrato de Ho Chi Minh.

El lugar es muy concurrido, no sólo como visita turística sino también por los habitantes de la ciudad para realizar distintos trámites.

La ciudad muestra la expansión edilicia de vanguardia.

El vietnamita en general, es muy amable y la barrera del idioma se puede subsanar con el universal idioma gestual. 

En cuanto a la seguridad se recomienda transitar con poco dinero, llevar una copia del pasaporte y no cambiar las divisas fuera de las entidades autorizadas. Más allá de estos cuidados, comunes a muchas partes del mundo, pasear solo, de día o de noche, no implica riesgos.

En pleno centro de la ciudad, detrás del Palacio de la Reunificación, se encuentra el Museo de Vestigios de la Guerra. En su exterior se alinean aviones, helicópteros, tanques, bombas y artillería pesada, capturada a los norteamericanos durante la guerra. 

El interior consta de tres plantas, en las cuales se exponen fotos, mapas y material bélico usado durante la contienda armada. Algunas imágenes impresionan mucho porque queda de manifiesto la crueldad y las secuelas que dejaron para la población.

* Especial

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.