Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Cuando el mundo es un pañuelo

Viajar es una forma de aprender y crecer, sobre todo cuando se logra pasar del lugar de turista, que contempla una ciudad, al de viajero que la vive y experimenta. Ese cambio ocurre cuando la estadía es más prolongada y se participa de la vida cotidiana como los nativos.

Por Redacción LAVOZ.

Unas décadas atrás, los viajes internacionales estaban casi reservados a los adultos que ya habían consolidado su situación económica. Eran casos aislados los jóvenes que atravesaban las fronteras de su país de residencia, pero en la actualidad, el nicho de los viajeros jóvenes es gravitante en el mercado turístico. 

Tanto es así que para 2020 se prevé que el segmento realice cerca de 300 millones de viajes internacionales, según la Organización Mundial de Turismo (OMT) en un informe publicado por miembros afiliados.

La organización remarca que el turismo de jóvenes es uno de los mercados que crece con mayor rapidez y muestra más dinamismo en el mundo. Basa la afirmación en datos como: el 20 por ciento de los 940 millones de turistas internacionales que viajaron por todo el mundo en 2010 eran jóvenes, generación más informada, más móvil y aventurera y motor fundamental del desarrollo y de cambio social. 

Es que esa franja etaria manifiesta una actitud más comprometida con el turismo responsable y sostenible. 

Más que cualquier otro nicho del mercado, los estudiantes y viajeros jóvenes impulsan la innovación y allanan el camino para el turismo responsable, al asumir la responsabilidad de los efectos de sus ambiciones turísticas en el cambio climático. 

Cinco alternativas

Realizar viajes de intercambio es una muy buena opción para sumergirse en la cultura del lugar, como así también conocer personas con intereses afines. Si se es estudiante, las opciones para realizar viajes al exterior son múltiples, y hay para satisfacer todos los intereses personales.

El nuevo sitio web Turismocity informa las distintas opciones para jóvenes universitarios.

Estudiar idiomas en el exterior: algunas empresas ofrecen programas de seis, nueve y hasta 11 meses en más de 40 destinos del mundo tales como varias ciudades de Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y también de Alemania, Francia, Italia, China y Japón. 

Hay diferentes programas de aprendizaje de lengua extranjera, preparación para rendir exámenes de ingreso en universidades y también la posibilidad de hacer pasantías no remuneradas.

En cuanto al alojamiento, se puede vivir en residencias con otros alumnos o en casas de familias, que suma experiencias a la hora de compartir costumbres con lugareños.

Voluntariado en ONG: con la idea de tener un impacto positivo en la sociedad y lograr un crecimiento personal a través de una experiencia diferente, organizaciones como Aiesec, ofrecen programas de prácticas no rentadas de entre seis y 12 semanas, en distintos países del mundo. 

Se abordan áreas de administración, comunicación y marketing de diferentes ONGs y la participación en programas destinados a erradicar la desigualdad social, los prejuicios y promover la tolerancia entre diferentes culturas.

Trabajo y estudio. Permiten estudiar idiomas y realizar pasantías. En Inglaterra, por ejemplo, hay opciones no rentadas, de un mínimo de ocho semanas y pasantías rentadas de 24 semanas o más. 

Las áreas de trabajo no remunerado abarcan marketing, ventas, comunicación, informática, finanzas y administración, derecho, arquitectura, recursos humanos, turismo y diseño, entre otras. Las pasantías pagadas son para el sector hotelería y turismo, gastronomía y vida nocturna. También hay programas de Work and Study en Canadá que van de seis a 12 meses, en Sudáfrica, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda, entre otros. 

Intercambios gestionados por universidades. Algunas universidades argentinas ofrecen planes de intercambio para carreras de grado o posgrado.

La mayoría de los programas cubren los gastos de estadía y académicos, y los estudiantes tienen que financiar su pasaje aéreo. En algunos casos los intercambios no son conocidos por falta de divulgación por ello se recomienda visitar las páginas de Internet de las distintas casas de altos estudios. 

En general son planes para estudiar durante un cuatrimestre, y luego las materias cursadas en el exterior se dan como equivalentes de otras materias de la currícula. 

Becas estudiantiles: permiten estudiar una carrera en el exterior, terminar la carrera iniciada en Argentina o hacer un posgrado. Los deportistas pueden estudiar en el exterior y participar del equipo deportivo de la universidad. Hay empresas que consiguen ofertas de becas en distintas universidades y colaborar en la obtención de la visa.

Más información en: www.turismocity.com.ar

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.