Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En pareja

Cataratas del Iguazú: Arco iris, de día y de noche

Las cascadas se pueden recorrer a pie por la red de pasarelas que atraviesan puentes y escalinatas a través de una profusa vegetación.

Por Redacción LAVOZ.

Las cascadas se pueden recorrer a pie por la red de pasarelas que atraviesan puentes y escalinatas a través de una profusa vegetación.

En los vericuetos de los senderos sorprenden las matas de coloridas plantas de alegrías, nácar y helechos, beneficiadas por la humedad que presagia la proximidad de las murallas de agua. El punto máximo es la Garganta del Diablo desde cuyo mirador, siempre se sale mojado, por las gotas que se desprenden del torrente que cae desde 80 metros de alto. 

En la permanente niebla que produce la caída sobrevuelan los vencejos, pájaros oscuros que atraviesan la cortina acuosa para llegar a la pared de rocas de basalto donde anidan y duermen. Expertos voladores, son símbolo del Parque Nacional Iguazú, y conmueven con su constante desafío para atravesar la cascada. 

Otros saltos destacados son Dos Hermanas, Bosetti, San Martín, Adán y Eva, Ramírez, Bernabé Méndez, Mbyguá y Rivadavia. 

En noches de Luna llena se realizan visitas por el circuito superior.

Los días soleados se forma el arco iris y las noches de plenilunio (Luna llena) se repite el fenómeno.

Cinco noches al mes, cuando la Luna ofrece su mejor visión, se realiza un paseo por el circuito superior que tiene el plus de mostrar el arco iris nocturno. 

La propuesta comienza con un viaje en tren desde la Estación Central del Tren de La Selva y a partir de la Estación Cataratas, inicia la caminata entre húmedos aromas vegetales.

Acompañan guías bilingües y de manera opcional se puede cerrar el paseo con una cena en el restaurante La Selva. 

Para tener en cuenta, las próximas Lunas llenas de este mes serán del 24 al 28 inclusive y en las mismas fechas en octubre. 

Circuitos

El circuito Superior abarca 650 metros de pasarelas planas y ofrece vistas panorámicas desde arriba de los saltos Bosetti, Adán y Eva, Mbyguá, Dos Hermanas y San Martín. En fecha muy próxima se habilitará una nueva pasarela de retorno de 900 metros que se sumarán a los 650 metros actuales del circuito.

Con una visión distinta, el circuito Inferior consta de 1.600 metros de vistas desde abajo de las impactantes caídas de agua. 

Colosal invernadero

Las altas temperaturas y la humedad del ambiente son propicias para la vida en el parque que, cual gran invernadero, concentra más de 400 especies de aves, 2.000 especies de flora autóctona. Entre estas últimas,   destacan plantas epífitas (buscan el soporte de otras pero no son parásitas), tal el caso de hermosas orquídeas; helechos y helechos arborescentes, como los que vieron los dinosaurios. El palo rosa, cuya copa asemeja un brócoli gigante, fue declarado monumento provincial y los pocos que se salvaron de la tala se cuidan con celo. 

Selva. Cual gran invernadero protege la vida de la flora y la fauna.

Monos caí y coatíes, comparten los espacios comunes con los humanos. Ese contacto produjo una gran población de coatíes con diabetes y colesterol al modificar su dieta natural con galletas y snacks. 

Profusa cartelería advierte del riesgo de tocarlos y el perjuicio que produce en su salud alimentarlos. Sin embargo, lo hacen y sólo una sanción económica será efectiva.

Los safaris fotográficos en 4x4 adentran en los distintos estratos de la selva en los que hay yaguaretés, en riesgo de extinción al igual que el águila arpía y el tapir. También hay corzuelas, ardillas, lagartos overos y tortugas de agua. En lo alto, sobrevuelan jotes (carroñeros): entre los árboles, están ocultos los vistosos tucanes y en vuelos furtivos se ven colibríes, tordos, urracas y teros que integran las 450 especies de aves que viven en el parque. 

La Aripuca

A 300 metros de la ruta nacional 12, kilómetro 4,5, de la ciudad de Puerto Iguazú se encuentra el establecimiento La Aripuca, un complejo agroecoturístico creado con árboles provenientes en su mayoría de la tala ilegal.

En el enorme portón de entrada realizado con dos inmensos ejemplares de ybira-pitá (madera roja en lengua guaraní), cuyas edades sumadas totalizan 1.500 años, recibe Otto Waidelich, el entusiasma misionero que heredó de su abuelo el respeto por el medio ambiente. 

Complejo ecoturístico basado en la conservación de los árboles.

Dirige el original proyecto familiar sustentado por la figura de padrinos y utiliza árboles talados o caídos por tormentas, y localizados en aserraderos, chacras y hasta en áreas de control de tala ilegal. El compromiso asumido es “mostrar lo que hay pero, sobre todo, lo que se está perdiendo” por la cada vez más constante devastación de centenarios ejemplares. Así nació la planificación para protegerlos y para ello nada mejor que mostrar los gigantes de la selva que sucumbieron. 

El cuerpo principal del complejo es una gigantesca estructura inspirada en la tradicional trampa de los pueblos guaraníes que consta de 30 árboles centenarios de especies nativas de la selva misionera. 

La Aripuca cuenta con una réplica de vivienda rural donde se venden productos típicos de la región realizados por pequeños productores y artesanos; dos locales gastronómicos y un salón de eventos.

Está abierto todos los días de 9 a 18, incluso fines de semana y feriados. Se hacen visitas guiadas.

Vayamos de compras

Muy próximo a la cabecera del puente que une el territorio argentino con el brasileño, en Misiones, el Duty Free Shop Puerto Iguazú es un polo de atracción para locales y visitantes. En una superficie de poco más de 5.000 metros cuadrados cubiertos y con un diseño innovador que cuida la armonía con el paisaje que lo rodea, el shopping está organizado como tiendas por departamento. 

Con un concepto comercial de frontera, está libre de impuestos y se maneja con la moneda nacional para afamados productos de marcas internacionales. La zona comercial está distribuida en un solo nivel que instala una sensación de viaje por las principales ciudades del mundo. Así las perfumerías se ubican en una decoración que remite a París, las amplias jugueterías en un castillo medieval  y el local de tabaco, bebidas y comestibles en la ciudad de Nueva York. 

La tecnología de vanguardia rememora Shangai, la moda a calles venecianas y la relojería a Suiza.

Duty Free Shop Puerto Iguazú ofrece traslados regulares y gratuitos desde los hoteles de Puerto Iguazú y Foz de Iguazú, ida y vuelta. 

Tiene modernas rampas y escaleras mecánicas y un amplio estacionamiento y presta servicios de restaurante con recomendable gastronomía en un ambiente distendido y agradable.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.