Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Vietnam: navegando entre dragones

Conocido por los vietnamitas como Song Cuu, a lo largo del río aparecen coloridos mercados flotantes, cargados de vegetales. Cai Be, Sa Dec y Vinh Long reciben al turista con aromas a especias, flores e incienso. 

Por Pablo Sigismondi (Especial).

En el interior del delta del río Mekong avanzamos en fila india por un brazo estrecho, de nombre Tien Giang. El río fluye. Sus aguas marrones transportan a la gente entre dos orillas cubiertas de vegetación. La proa de la canoa se mueve, hundiéndose, reflotando, como si fuera un balancín. Remo con fuerza bajo el sol ecuatorial que explota entre las nubes espesas. Sudo, me mojo con las aguas del cauce. La ropa se pega a mi piel y los insectos se aseguran el alimento con mis brazos y piernas al aire libre. En el horizonte, los navíos van y vienen desde el embarcadero de Phu An con pasajeros y productos de todo tipo; algunos están tan cargados que parecen hundidos en el río.

“Viet-Nam, Viet-Nam… ña ña ña ña ña ¡Vi-et-nam, ña ña!” Sólo eso dice la canción de cuna que acabo de inventar y balbuceo, sin embargo es suficiente para que Linh –la mujer que guía la embarcación como una gondolera arropada con el típico nón lá (el sombrero cónico)– se ría y cante conmigo. Estoy absorto contemplando la elegancia de su vestido y la destreza, la fuerza y la precisión de sus manos ásperas y nudosas. Los dos percibimos que, sin entender qué está diciendo el otro, simplemente estamos felices. El río nos siente y nosotros también lo sentimos, nos envuelve y arrastra en su seno. Así llegamos al mercado flotante de Cai Be, nuestro primer destino. 

Estamos dentro del agua, somos parte del Mekong, vamos acunados en él. El sinuoso río, que nace en las estribaciones del Himalaya, a más de 4.430 kilómetros de este lugar (en China), atraviesa de norte a sur toda la península de Indochina para volcar sus aguas en el mar de China Meridional. 

Venecia en Vietnam

A pesar de lo que dicen los mapas, en Vietnam el Mekong es conocido como Song Cuu, “el río de los nueve dragones”. En febrero, en toda la región del Sudeste asiático, los pastos amarillentos señalan la sequía que persiste antes de la llegada de los vientos húmedos, las lluvias del monzón provenientes del sudoeste. Sin embargo, en el delta, el río humedece la tierra sedienta de sus islas e islotes con vapor de agua y niebla. 

En Sa Dec, llamada “la Venecia de Vietnam”, todo rebosa de vida y de verdes; juncos y arrozales se entremezclan con cultivos de caña de azúcar y fábricas de ladrillos, los medios de vida más importantes. En el delta, la tierra cumple con creces, como en pocos lugares del planeta, la misión de proporcionar alimento: aquí se cosecha la mitad del arroz de Vietnam, uno de los principales países productores del mundo de ese cereal. 

Finalmente, llegamos a la capital del delta: Vinh Long, ambiente ruidoso por el bullicio de la gente y de intensos aromas de especias, flores e incienso. Los restaurantes callejeros, en las veredas, están abarrotados. Todos los comensales comen sentados en minúsculos bancos de plástico alrededor de mesitas que apenas se elevan del piso. De vez en cuando, levantan el vaso con café y largan un agudo ruido al sorber su contenido. Parecen niños en un jardín de infantes. El tintineo de los palillos al probar el típico hot pot (estofado vietnamita) suena a mis oídos como agujas de tejer.

Mundo de canales. El delta del Mekong es un lugar de gran biodiversidad.

Datos

Nombre oficial: República Socialista de Vietnam.

Capital: Hanói.

Gobierno: república socialista parlamentaria.

Población: 90.730.000 habitantes.

Superficie: 330.951 kilómetros cuadrados.

Idioma: vietnamita.

Moneda: dông vietnamita.

DATOS ÚTILES

CÓMO LLEGAR: Córdoba-Buenos Aires por Aerolíneas Argentinas y Buenos Aires-Estambul-Ho Chi Minh por Turkish Airlines. Precios en clase Turista, desde 2.350 dólares (ida- vuelta con Aerolíneas Argentinas y Emirates); 2.450 dólares (Aerolíneas Argentinas y Turkish Airlines). 

PASEOS: la mejor época para recorrer Vietnam y el Sudeste asiático es de noviembre a febrero. En Vietnam se pueden comprar productos de gran calidad, como sedas y el típico sombrero vietnamita. Los precios son muy accesibles.

GASTRONOMÍA: en grandes ciudades, como Ho Chi Minh y Hanoi, se disfruta de sus mercados y la exquisita comida al paso. En todo el Sudeste asiático se come todo tipo de carnes y animales.

ALOJAMIENTO: en Ho Chi Minh, Gran Hotel Saigón, 95 dólares; The Reverie Saigon, 250 dólares; Hotel Nikko Saigon, 210 dólares. Precios en habitación base doble por día.   

Capital de las motos

Ho Chi Minh, la antigua Saigón, está en los alrededores del delta. “Para cruzar una calle o avenida en Ho Chi Minh hay que hacerlo a paso firme y velocidad constante, sin correr jamás pero sin detenerse, porque si uno duda puede ser atropellado”, dice Thian, un joven guía. Un enjambre de ciclomotores inunda las calles en la capital mundial de las motos.

Amenazado

El curso bajo del río Mekong, donde se encuentra el delta, está siendo amenazado por la construcción de enormes centrales hidroeléctricas. Sólo en el Bajo Mekong se generarían hasta 14.700 megavatios (12 veces la potencia de la presa de El Chocón, en el río Limay). Se prevé que la disminución de los sedimentos y el aumento del nivel del mar inundarán el delta y reducirán las cosechas por el incremento de la salinidad de la tierra.

En armonía

En el sincretismo de la religión vietnamita de Cao Dai, hinduismo, budismo, taoísmo, cristianismo e Islam están unidos, y no sólo a través de Buda, Confucio, Jesús y Mahoma sino también con William Shakespeare, Víctor Hugo y Lenin. El caodaísmo se basa en la tolerancia y la noción de que todas las religiones pueden convivir en paz, bajo un mismo techo.

Aventura en dos ruedas

Si el viajero opta por moverse por su cuenta, alquilando una moto, resultará importante contar con un GPS para disfrutar de paisajes de difícil acceso y poblados pequeños. Sin embargo, la falta de señalizaciones, la casi inexistencia de las mismas en inglés y el idioma harán de esta experiencia una aventura.

Con visa y pasaporte

Para visitar Vietnam es necesario el pasaporte en vigencia (al menos seis meses) y el visado. Este se puede obtener en la Embajada de Vietnam en Argentina: calle 11 de Septiembre 1442, Buenos Aires, teléfono (011) 4783-1802. Horario de atención: de 10,30 a 13 y de 14,30 a 16. También lo podemos tramitar on-line a través de www.vietnamvisacorp.com. Se completa al llegar al aeropuerto de Ho Chi Minh. Sin embargo, si ingresamos por frontera terrestre (desde China, Laos o Camboya) esta última opción no es aceptada. También podemos conseguir el visado en las representaciones diplomáticas de Vietnam en el Sudeste asiático.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.