Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Venezuela desde el teleférico más alto del mundo

En el estado de Mérida se encuentra esta obra de ingeniería a casi 5.000 metros de altura. Sus vistas son impresionantes.

Por Redacción Voy de viaje.

La Cordillera de los Andes regala paisajes imperdibles a lo largo de América del Sur. Y aunque sea imponente desde todos sus ángulos, si hay una forma privilegiada de absorber su visual es en una cabina vidriada, a miles de metros de altura.

El Sistema Teleférico Mukumbarí es considerado uno de los más modernos del mundo, su recorrido une a la localidad de Mérida con el Pico Espejo, que se encuentra dentro del Parque Nacional Sierra Nevada.

Donde duerme el sol

Sierra Nevada es un territorio con una historia muy rica. Sus pobladores originarios denominaban a la zona Mukumbarí, que se traduce como "lugar donde duerme el sol". En homenaje a estas comunidades el sistema de transporte turístico toma ese nombre.

Sus ascensores trasladan a los visitantes por vistas espectaculares de la serranía envuelta en nubes. El camino tiene paradas en cinco estaciones donde se puede caminar un rato y recorrer negocios de artesanías y recuerdos. Comienza a una altitud de 1.640 metros y llega hasta los 4.765, la diferencia de altura entre cada estación es de mil metros lo que permite una aclimatación gradual.

 

A través de las ventanas los visitantes se asoman a algunos microclimas dignos de postal, entre ellos las lagunas conocidas como “La Negra” y “La Colorada” y una montaña en forma de gigante dormido. Desde cualquier punto de su recorrido, apreciar la inmensidad de las montañas y los valles es una experiencia inolvidable. 

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.