Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Sumergite en la "fuente de la juventud"

Justo al lado de Brea, un pueblo ubicado al sudoeste de la isla Trinidad (Trinidad y Tobago), se encuentra el Lago Brea, más conocido como Pitch Lake. Se trata del pozo natural de asfalto más grande de mundo. (Foto: Shriram Rajagopalan - R.lt/ Flickr).

Por Redacción Voy de Viaje.

En total, ocupa unas 50 hectáreas de superficie y en algunas zonas tiene unos 60 metros de profundidad. A lo lejos, todo el lago se ve como una gran mancha negra; y cuando las personas se acercan, descubren que es asfalto líquido negro y viscoso. Pero lo más llamativo es que la superficie es semisólida, por lo que se puede caminar perfectamente sobre él.

La "fuente de la juventud"

Quienes visitan el lugar aprovechan para sumergirse en las aguas sulfatadas del lago, ya que, debido a los minerales que contiene, aporta beneficios para el cuerpo. Además, disfrutan de hacerse una mascarilla facial con el barro, para tener la piel más tersa y suave. Algunos dicen que sumergirse allí es el secreto para la eterna juventud.

Cuenta la leyenda

Una de las dos leyendas locales implica a Callifaria, hija de un jefe tribal, quien huyó junto con su amante Kasaka, un príncipe de la tribu rival, los cumanas. Su padre, Callisuna, atacó a los cumanas, recapturó a su hija y la obligó a regresar a casa, atada a un caballo. El dios Arawak estaba tan enojado que condenó al pueblo: lo hizo hundirse en la tierra y luego lo cubrió con asfalto.

La otra leyenda se refiere al pueblo originario de los chimas, que una vez ocuparon la zona de Brea. Después de ganar una batalla, celebraron con una gran fiesta de colibríes, en la que utilizaron sus plumas para decorarse, olvidando que estas aves eran los espíritus de sus antepasados. En castigo, su dios abrió la tierra y formó la laguna, para tragar el pueblo.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.