Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Sintra, una villa portuguesa entre las montañas y el mar

Tupidos bosques, palacios reales y un castillo medieval. Esta ciudad portuguesa tiene paseos para todos los gustos. Claves para visitarla en un día.

Por Noelia Maldonado.

Ningún viajero que pise la capital de Portugal debería perderse de conocer Sintra. Ubicada a tan sólo 25 kilómetros de Lisboa, esta pequeña localidad tiene atractivos para todo tipo de visitantes, con la ventaja de que se puede recorrer en un día.

La cercanía con la capital del país hace que por sólo 90 pesos uno pueda llegar allí en un agradable viaje de tren de una hora. Si va en temporada alta, descubrirá al llegar a la estación de arribo que todos viajaron con el mismo propósito, por lo cual es importante tener en claro de antemano cuáles son los imperdibles para evitar largas colas en las boleterías de los accesos.

DATOS. Información útil para recorrer Sintra.

Cómo moverse

Los principales atractivos del lugar se encuentran un poco alejados entre sí, por lo que siempre deberá conectarlos con un medio de transporte. En las afueras de la estación se encontrará con varias opciones. Si va en grupo, lo más conveniente es tomar un taxi o un tuk tuk (vehículo de dos ruedas en el que a veces entran tres personas). Ambas alternativas se van contratando de a tramos en cada punto de interés, ya que hacerlo por el día podría implicar un costo excesivo. Afuera de cada museo o castillo hay una larga fila de autos esperando por la negociación. Cada uno de estos viajes puede salir alrededor de 100 pesos.

La segunda opción (y la más utilizada) es la del transfer público de uso ilimitado. Se trata de colectivos que pasan cada 15 minutos y conectan en un solo sentido los distintos atractivos. La ventaja de este servicio es su bajo costo (unos 110 pesos el pase diario) y la desventaja es que, al realizar el recorrido de forma circular, uno suele empezar por la primera parada y seguir el orden dispuesto por el colectivo. Como todos los turistas hacen el circuito en el mismo sentido, los lugares pueden llegar a colapsarse en determinados horarios. Nada que no se solucione esperando el siguiente transfer o aplicando una pequeña “trampita”: comenzar por la última parada y volver al punto cero para continuar con las otras.

Entre castillos y bosques

La villa de Sintra se encuentra enclavada entre las montañas y el mar, por lo que no sólo su casco céntrico ofrece opciones, sino también sus alrededores. Gran parte de sus edificios fueron declarados en 1995 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Estos son algunos de sus imprescindibles:

Palacio Nacional de Sintra. Se encuentra pegado al centro, por lo que suele ser el primer lugar que se visita del poblado. Data del siglo XVI y su arquitectura es interesantísima por la mezcla de estilos medieval, gótico, renacentista y hasta románico. Durante un tiempo fue Palacio Real, por lo que sus interiores resguardan aquellas preseas que los antiguos reyes querían conservar a través de los años. Sus jardines son poco visitados y sin embargo son de los más bellos en la ciudad. La entrada cuesta 180 pesos. 

Castillo de los Moros. Es una extensa fortificación que se aprecia en la zona alta de la villa. Su historia se remonta al siglo XII, cuando el fuerte era usado para el resguardo de armas. Los enormes  parques que rodean la muralla se pueden recorrer sin pagar entrada. Una vez adentro, encontrará extensos pasadizos que desembocan en la  Plaza de armas y también un área arqueológica. Se requiere de al menos una hora para este paseo y la entrada vale 120 pesos.

El Palacio da Pena. Este es sin duda el broche de oro de Sintra. Su colorida estructura y sus inabarcables parques son la expresión del romanticismo portugués del siglo XIX, pero la historia de palacio se remonta a la Edad Media, cuando se creó el Monasterio de Nuestra Señora de la Pena. Al lugar hay que llegar con al menos una hora y media de tiempo para poder recorrerlo. Podrá subir a sus coloridas torres y visitar casi todo su interior para descubrir las influencias moras en muchas de sus aberturas. El transporte público y los taxis lo dejarán en la base y desde allí podrá subir hasta la cima a pie o tomar un transfer con costo. La entrada tiene un costo de 250 pesos.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.