Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Seguros y asistencia al viajero: lo que hay que saber

Enfermarse, sufrir un accidente o que se extravíen las valijas son sólo algunos de los riesgos que implica viajar al exterior. ¿Qué brindan estos servicios que respaldan situaciones inesperadas?

Por Evelina Quinteros (Especial).

Ya sea por algunos días o por unos cuantos meses, viajar implica tener en cuenta cómo protegerse en caso de eventualidades. Existen dos formatos de cobertura al viajero que suelen confundirse: la asistencia al viajero y el seguro de viaje. ¿De qué se trata cada uno?

Antes que nada, vale aclarar que la diferencia entre ellos no sólo radica en el hecho de que se resguarde a las personas, a los objetos o a ambos; sino también en los tiempos en los que se ponen en funcionamiento al momento de un imprevisto. Mientras que la asistencia de viaje es un conjunto de servicios disponibles las 24 horas que actúa en el momento exacto en el que la persona lo precisa; el seguro de viaje tiene otro mecanismo de trabajo: lo que hace es reembolsar un determinado monto de dinero en caso de un inconveniente luego de que haya ocurrido, es decir que tiene una efectividad posterior. Es por eso que no precisa de una red de prestadores que proceda en tiempo real, ya que su objetivo es garantizar, a nivel económico, el reintegro de lo gastado.

Opciones a medida

Ahora bien, a la hora de contratar una asistencia de viaje es importante recordar que, según el destino que se visite y las necesidades particulares de cada turista, las propuestas de este servicio pueden variar. Sin embargo, hay aspectos básicos que se incluyen en todos los planes.

Entre sus productos principales, se encuentra la asistencia médica como uno de los más importantes. Organizar un turno en un consultorio médico o enviar un profesional o una ambulancia al hotel son algunas de las cosas que, en la mayoría de las asistencias, están incluidas. Lo mismo sucede con la atención a urgencias odontológicas, el traslado de un familiar en caso de internación y las repatriaciones sanitarias. Además, en caso de accidentes hacia terceros implica la asistencia legal, entre otras prestaciones.

A través de sus páginas web o por teléfono, es sencillo cotizar la cobertura dependiendo del número de personas que viajarán y sus edades, la cantidad de días de viaje y la región que se elija visitar. Todo esto hará variar el costo del plan elegido. Por mes, los valores empiezan en 6 mil pesos –para una cobertura máxima global de hasta 60 mil dólares– y llegan a casi 8 mil pesos –cubriendo gastos de hasta 250 mil dólares–. Mientras, el plan anual para una larga estadía va de los 20 mil a los 23 mil pesos con los mismos márgenes de cobertura. Existen promociones a mitad de precio y descuentos para las familias. Cabe aclarar que estos montos sólo se abonan al momento de contratar el servicio.

Es importante evaluar que no es lo mismo vacacionar en España que en Australia, por ejemplo, ya que posiblemente las actividades que se realicen, el clima, los alimentos que se consuman y los riesgos potenciales serán distintos. En ese marco, se puede además personalizar la asistencia, sumando diversos beneficios. En el área médica, está la opción de adicionar un seguro para realizar deportes de riesgo o contra enfermedades preexistentes. Si se posee una alergia, lesión o enfermedad antes de comenzar el viaje, se sugiere incorporar este plus.

Salvando las cuestiones de salud, la póliza puede, incluso, realizar reembolsos por pérdida total o robo de equipajes y de dispositivos móviles o celulares, cubrir gastos de cancelación o interrupción de viaje por causas de fuerza mayor y transferir fondos en casos de urgencia. 

Otras alternativas a considerar

Se recomienda, siempre en el caso de comprar un paquete aéreo en una agencia de viajes, averiguar de antemano si ya dispone de asistencia o seguro para salidas al exterior. De no contar con uno, se puede gestionar a través de la misma empresa para los días en viaje.

Además, ofrecen este servicio ciertas entidades bancarias. En el caso de poseer una tarjeta de débito o crédito –o de ser adicional, muchas veces– es probable que se encuentre incluido de manera gratuita. Aunque en la mayoría sólo aplica a las tarjetas de ciertas categorías –gold, platinum y black, entre otras–, que realizan una cobertura de entre 30 y 120 días de corrido con montos máximos de entre 20 mil y 150 mil dólares, dependiendo del tipo de tarjeta.

Otros prestadores son obras sociales y prepagas que disponen de respaldo médico en el extranjero o tienen convenio con algunos hospitales, cubriendo alrededor de 10 mil dólares, en algunos casos.

Como cada viaje es diferente y, por lo tanto, cada cobertura internacional también lo es, independientemente de la compañía que se contrate, el punto más importante es revisar en detalle qué incluye y, sobre todo, qué no incluye, para no sorprenderse en medio de una situación de emergencia en otra parte del mundo.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.