Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

San Andrés: entre arrecifes, lagunas y palmeras

La isla colombiana de San Andrés invita a disfrutar de su rica cultura nativa y de una diversidad de paisajes, que trasciende sus míticas playas.

Por Florencia Vigilante*.

Los que llegan en busca del all inclusive, las excursiones masivas y las compras, encontrarán en North End (el Centro) todo lo que necesitan. Desde que se declaró a la región como libre de impuestos, este núcleo urbano acoge el aeropuerto y concentra negocios, restaurantes y hoteles. Así, grandes locales dedicados al alcohol, los perfumes y la ropa importada conviven con la playa más concurrida del territorio. Por la noche, las luces y el calipso se adueñan de las calles.

Rodear al hipocampo

Lo mejor de San Andrés está fuera de North End. Una buena forma de conocer la isla, que desde el cielo se parece a un caballito de mar, es transitar los 30 kilómetros de calle que la rodean en moto, bici o un carrito de golf para apreciar el paisaje, hacer las paradas necesarias y estacionar sin inconvenientes.

En el este, una escala obligada es San Luis, poblado raizal formado por un puñado de viviendas y restaurantes de comida típica. Como casi toda la costa oriental, ofrece playas de arenas en donde el oleaje es mayor, el sonido del reggae se vuelve más intenso y casi no hay turistas.

Hacia el oeste, las playas desaparecen para dar paso a la piedra. El agua, cálida y cristalina, es ideal para practicar buceo: permite observar corales, esponjas, cangrejos y peces con una visibilidad de más de 30 metros. El mejor punto para sumergirse es West View. Se puede saltar hacia el mar desde un trampolín o un improvisado tobogán acuático, o alimentar a los peces con migas de pan desde las alturas.

Iglesias y caimanes

En La Loma vive una importante población raizal, y entre casas de colores se levanta la Iglesia Bautista Emanuel, donde los domingos se invoca a Dios a través de la música góspel. Cerca de este barrio se despliega un oasis de agua dulce entre tanto mar: la laguna Big Pond. Alberga caimanes, iguanas, tortugas y garzas y se puede recorrer a caballo o a pie. 

Una fiesta única: Noches de luna verde

El Green Moon Festival ofrece conciertos de grupos del Caribe que incluyen desde bailes de salón europeo, como la polca, hasta ritmos afrocaribeños como el calipso y el reggae, pasando por coros góspel. Este año se celebrará del 12 al 17 de septiembre en el estadio Wellingworth May. Más información en Facebook: Fundación Green Moon.

¿Sabías que...?

Los idiomas oficiales son el inglés y el español, pero se utiliza el creole (inglés criollo y oral) en hogares y espacios públicos. Asimismo, el español es la lengua de los negocios, del Gobierno y del catolicismo, mientras que el inglés prevalece en iglesias protestantes.

[VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=dYaQtJuDMAQ]

CÓMO LLEGAR: el vuelo Córdoba-San Andrés con Lan cuesta desde 11 mil pesos aproximadamente (ida y vuelta con dos escalas). Para ingresar a la isla hay que comprar una tarjeta de turismo de unos 500 pesos. La mejor época: de diciembre a abril.

PASEOS: es imprescindible conocer los cayos de coral. Johnny Cay (a 10 minutos en lancha) resulta ideal para hacer pic-nics, nadar entre olas y contemplar iguanas. A Rocky Cay se llega caminando y en Cayo Acuario hay aguas poco profundas y una variedad de peces. Haynes Cay no tiene playas, pero sí palmeras y reggae.

ALOJAMIENTO: la isla ofrece hoteles all inclusive con precios que parten de los 2.500 pesos por noche (en habitación doble). Otra alternativa son las posadas nativas, que brindan hospedaje y comidas con familias raizales (desde 500 pesos por noche).

GASTRONOMÍA: los platos típicos más auténticos se consiguen en restaurantes locales y puestos callejeros. Destacan el rondón (pescado cocido en leche de coco con plátano, tubérculos, masas de harina y cola de cerdo) y las empanadas de cangrejo. El restaurante West View es un lugar modesto, con excelente comida de mar. La sucursal de Juan Valdez acoge a todos los amantes del café colombiano.

MÁS DATOS: www.colombia.travel/es

*Especial

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.