Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Ravello, para enamorarse de la Costa Amalfitana

El pueblito de casas de colores y edificios históricos es una joya de esa zona de Italia.

Por Redacción Voy de Viaje.

Ubicado en lo alto de las colinas de la glamurosa costa de Amalfi (Italia), Ravello ofrece hermosas vistas del Mediterráneo. Se trata de una ciudad de pequeñas casas de colores y fragantes jardines en terrazas, intercalados con pintorescos cafés, tiendas y escuelas de cocina. Debido a lo exclusivo que es este enclave, se ha convertido en el lugar de retiro de diversos artistas, músicos y escritores.

Sus calles invitan a emprender un recorrido a pie: cada detalle, cada color, los empedrados y las fachadas llaman la atención de quienes la visitan. Durante el paseo son paradas obligatorias la Basílica de Santa Maria Assunta y San Pantaleone, conocida como el Duomo de Ravello; Villa Rufolo; Villa Cimbrone; la Iglesia de San Giovanni del Toro y el Auditorium Oscar Niemeyer.

La Terraza del Infinito

Villa Cimbrone, un edificio histórico que data del siglo XI, es famoso por su belvedere escénico, el Terrazzo dell’lnfinito (la Terraza del Infinito).

Los extraordinarios jardines de esta villa, que hoy funciona como un hotel, fueron reconstruidos y están abiertos al público para ser recorridos. ¿Lo mejor? Llegar a la gran terraza, desde donde se obtiene una postal privilegiada del mar.

 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.