Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Quito, a pasos del cielo

La capital ecuatoriana, Patrimonio Cultural de la Humanidad, es una ciudad inolvidable, donde los rastros de la cultura aborigen se mezclan con la impronta que dejaron los jesuitas.

Por Sandra Kan (Especial).

Es el 21 de junio. Son las 11 de la mañana y la luz del sol ingresa como un rayo eterno desde lo alto del techo, ilumina y da exactamente sobre uno de los rostros de los pecadores del lienzo de Hernando de la Cruz, más conocido como El infierno.

Tres horas después, a las 14, el sol cambia e ilumina sobre la pared contraria, donde pende El Juicio Final o la resurrección de los predestinados. El rayo de sol se centra en el círculo exacto donde está el rostro de la Virgen.

Observado de frente, el altar mayor se eleva casi hasta el cielo y a derecha e izquierda, la promisión de pan de oro brilla mucho más de lo que solía brillar sin la luz eléctrica, pero es igual de impresionante.

Nada podrá mejorar esta primera impresión que la Compañía de Jesús genera en el viajero impenitente, que recorre con su cámara uno de los edificios más monumentales del Centro Histórico de Quito.

Es además, el Inti Raymi, el solsticio de verano. El juego del dios Sol fue aprovechado por los jesuitas para generar un efecto impresionante en su propia iglesia.

Ni siquiera es posible imaginar la impresión que deben haber sentido aquellos antiguos pobladores aborígenes, ante tanto despliegue de esa nueva religión que llegaba del otro lado del océano. No era temor al sol, su dios por centurias, sino a las figuras iluminadas tan brillantemente, con sus ropas de seda, sus caras sonrosadas de porcelana, sus joyas.

Es que la Compañía fue edificada con ese criterio de arquitectura astronómica, que aprovecha el juego de luces del mismo altar indígena que se encuentra aún allí abajo, enterrado bajo sus entrañas. Y es la Compañía un punto de partida para el recorrido por el Patrimonio Cultural de la Humanidad de la capital ecuatoriana.

Una ciudad inolvidable para aquellos nómades modernos que buscan insondables recuerdos de la historia.

La historia de América. Toda la historia de América pasa por esta ciudad, distribuida en forma de callejuelas angostas que dan acceso a hermosas piezas de arquitectura con forma de capillas, iglesias, museos, casonas, edificios y vestigios arqueológicos, que datan de 3.000 años y en los que se alborota su esencia mestiza.

Quienes saben apreciar el pasado, encuentran en Quito espacios de maravilla aderezados por sus celebraciones, basados en ritos religiosos, indígenas, homenajes a la naturaleza y conmemoración de eventos que recuerdan lo diverso y ancestral de sus habitantes.

El Centro Histórico tiene 320 hectáreas, vigiladas desde lo alto por la Virgen Alada que se puede observar desde muchos puntos de la ciudad. Ofrece centenares de edificios que, como cuentan los propios guías, fueron creados “para impresionar”. El esplendor del período artístico denominado Escuela Quiteña, fue inspiración de miles de artistas reconocidos y anónimos que crearon una belleza que se distribuyó por todo el continente.

Alrededor de la Plaza Independencia comienza el recorrido que lleva a la larga calle San Francisco. Más allá, está el monasterio Santo Domingo y la espectacular Compañía de Jesús. San Agustín, Santa Catalina y San Diego, completan el acervo religioso que tiene su hito en las altas torres de la Basílica San Juan, desde donde es posible verlo todo, siempre que uno se atreva a la escalada por aquellas angostas escaleras en espiral hasta el cielo.

A las plazas como la Grande, la de Santo Domingo, la San Francisco y otras, hace poco remozadas, se suman como atracciones imperdibles el Teleférico, que sube a 4.100 metros de altura, y la mal llamada Mitad del Mundo, donde se erige un monumento que ha quedado desplazado en su cometido inicial de marcar la exacta mitad de la Tierra, con la simple aparición del GPS que realiza mediciones con mayor exactitud que los antiguos cartógrafos.

El Panecillo y la Calle Ronda son dos sitios clave. En el primero se puede apreciar de cerca la Alada de Legarda y en la segunda es posible descubrir cada noche la bohemia del Quito antiguo, el lugar donde comprar souvenirs, comer platillos típicos y escuchar música en vivo.

La vida cotidiana se desenvuelve a cada vuelta de esquina. La zona preservada es tal cual hace 500 años y los vendedores vocean sus mercaderías, los artesanos sus artes, y las mujeres sus tés de coca, tan necesarios para soportar el “mal de altura” que aprieta las sienes por momentos.

Las veredas son el espacio elegido por los niños para practicar sus juegos, una herencia que pasa de generación en generación y que incluye el trompo; los cocos, para afinar la puntería; los cometas; la pelota nacional, que es una suerte de tenis local, y la nunca olvidada rayuela, que diera nombre y formato a aquel famoso libro de nuestro Julio Cortázar.

Para estimular aún más los sentidos, muchos son los que aún visten sus trajes típicos y las carrozas cruzan los empedrados con sus conductores luciendo semi galeras, que recuerdan otras épocas.

La Mariscal es la zona cosmopolita. Allí es donde se puede bailar, comer, asistir a un espectáculo, tomar un trago, conocer gente y comprar prendas y elementos de diseño. La nueva cocina da para descubrir sabores totalmente diferentes, combinados entre sí con licores y vinos de extraña textura y aromas.

Al fin, si de museos se trata, hay dos al menos imprescindibles visitar: La Capilla del Hombre, demostración de la obra monumental del pintor Osvaldo Guayasamín, y La Casa del Alabado, con su colección de piezas precolombinas finamente presentadas en las distintas salas de la vieja casa colonial.

Lo que hay que saber

Programa. Traslados; tres noches de alojamiento en Quito; city tour con Mitad del Mundo; tres noches en el crucero Santa Cruz por islas Galápagos, con alojamiento, pensión completa, excursiones y guías, U$S 1.199 por persona en base doble. El precio no incluye los aéreos, tasas, entrada al Parque Nacional Galápagos y tarjeta migratoria.

Aéreos. Con LAN, desde Córdoba; tres vuelos semanales vía Santiago de Chile y siete vuelos semanales vía Lima; tarifa final, con tasas e impuestos, U$S 718; aplicable para todo el año, compra con siete días de anticipación y con una estadía mínima de tres días y máxima de dos meses.

Más información. Sobre Quito, en www.quito-turismo.gob.ec. Sobre Quitsato, en www.quitsato.org                      Sobre Tren de los Andes, en www.ferrocarrilesdelecuador.gob.ec

Sobre el programa, en www.metropolitantouring.com

Datos

Nombre oficial: República del Ecuador.
Capital. Quito.
Forma de Gobierno: república unitaria democrática.
Superficie total: 256.370 kilómetros cuadrados.
Población total: 14.306.876 (datos de 2010).
Moneda: dólar estadounidense.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.