Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Las Puertas del Infierno: ¿el lugar más terrorífico del mundo?

Es un cráter que lleva casi 50 años ardiendo en un desierto en Turkmenistán.

Por Redacción Voy de Viaje.

En el desierto de Karakum, en Turkmenistán (Asia Central), se puede ver desde lejos una grieta en llamas. Su nombre oficial es “cráter de gas de Darvaza” (por la villa más cercana), pero los locales le pusieron un apodo mucho más atrapante: “las Puertas del Infierno”.

Se trata de un cráter de 69 metros de ancho y de unos 30 de profundidad que lleva ardiendo más de 50 años, y que actualmente puede visitarse. Existen trekkings guiados para verlo en todo su esplendor, e inclusive el desierto se transformó en un lugar popular para hacer camping agreste.

Por error

La historia detrás del origen del cráter llama la atención. En 1971, una plataforma de extracción de gas soviética agujereó accidentalmente una caverna de gas natural subterránea, haciendo que el suelo colapsara y que la instalación se derrumbara. 

Como resultado, comenzó a filtrarse una mezcla de gases venenosos en gran cantidad y a un ritmo alarmante. Para evitar una catástrofe, los soviéticos encendieron el cráter pensando que con el paso de los días se apagaría pero hoy, casi 50 años después, “las Puertas del Infierno” siguen ardiendo e incluso se ensanchan por el debilitamiento del terreno.

A lo largo del tiempo hubo numerosos intentos por parte de geólogos que quisieron apagar el pozo, pero no obtuvieron resultados. ¿El motivo? El pozo todavía sigue emanando gas hacia el exterior.

Mil grados

Según detalla el diario La Vanguardia, una de las particularidades de este lugar es que la temperatura puede alcanzar nada menos que mil grados centígrados, lo necesario “para fundir las rocas que forman la corteza terrestre”.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.