Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Por qué Londres y Manchester se “inundaron” de amapolas rojas

Son esculturas que recuerdan a los caídos en la Primera Guerra Mundial. Se pueden visitar hasta noviembre.

Por Redacción Voy de Viaje.

En el 2014, la instalación de arte Poppies: Blood Swept Lands and Seas of Red, de Paul Cummins y Tom Piper, capturó la atención del público. Ahora, cuatro años después de haber estado de gira por diferentes escenarios del Reino Unido, las amapolas vuelven para formar parte de los museos de la Primera Guerra Mundial, tanto en Londres como en Manchester.

La instalación original se hizo en la Torre de Londres para conmemorar el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial. Estaba conformada por 888.246 amapolas de cerámica, una por cada vida británica perdida durante la guerra.

Las flores, hechas a mano, fueron colocadas progresivamente por más de 17 mil voluntarios. Luego se vendieron individualmente a miembros del público, recaudando 12,5 millones de dólares para seis organizaciones benéficas militares. La obra, que se asemejaba a un océano rojo, fue vista por más de 5 millones de personas.

Durante los años siguientes, las amapolas estuvieron en 16 sitios diferentes del Reino Unido y llegaron a unos 4 millones de personas.

Te puede interesar: Un museo japonés apuesta a obras que interactúen con visitantes.

Gratuitas

Para cerrar el ciclo, se podrá contemplar la escultura Weeping Window, una cascada con cientos de amapolas hechas a mano, en Imperial War Museum London (https://www.iwm.org.uk) del 5 de octubre al 18 de noviembre, gratis.

Alternativamente, su instalación hermana, Wave (un arco compuesto por flores), está en el Imperial War Museum North (https://www.iwm.org.uk/visits/iwm-north) (Manchester) desde el 8 de septiembre, y hay tiempo para visitarla hasta el 25 de noviembre. La entrada también es gratuita.

Para quienes no hayan podido presenciar las anteriores exhibiciones o no lleguen a disfrutar de la última presentación, hay una buena noticia: Weeping Window fue donada al museo y, aunque la exposición original durará sólo seis semanas, existe la posibilidad de que haya una muestra permanente más adelante. 

Otros planes: Diez lugares imperdibles de Londres.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.