Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En auto

¿Por dónde voy a Uruguay? ¿Por la ruta 11 o por la autovía 1?

¿Cuál es la mejor opción para realizar nuestro viaje al país vecino?

Por Robert Andrew Keegan (Especial).

Pasado el cruce fronterizo, los primeros 127 kilómetros siguen por una sola alternativa; la ruta 2 hasta las contiguas localidades de Cardona y Florencio Sánchez.

Allí se presentan las clásicas dos alternativas para viajar al Este, que se juntan en la localidad de Atlántida: la ruta 11 o la autovía 1 hasta Montevideo (aunque cada una tiene unas pequeñas variantes).

La primera, totalmente de ruta simple y que pasa por San José y Canelones, es 24 kilómetros más corta que el trayecto que pasa por Montevideo, que incluye 178 kilómetros de autovía.

Atento a que la velocidad máxima permitida en rutas es de 90 km/h, la topografía, las travesías urbanas y la presencia de camiones (en especial entre Florencio Sánchez y Santa Lucía), el viaje por la ruta 11 es más lento que por Montevideo.

RECOMENDACIONES. Seis recomendaciones para tu viaje en auto a Uruguay.

Por ruta 11

Esta vía (junto con las rutas 12 y 23 hasta San José) está conformada por 213 kilómetros de ruta simple en muy buenas condiciones que atraviesa el tranquilo interior rural uruguayo. La contra es la presencia constante de camiones, en especial los de transporte de maderas que suministran materia prima a la planta de celulosa UPM (ex Botnia) en Fray Bentos, y algunas travesías urbanas. (Ver infografías)

Si a esto se suma la máxima de 90 km/h, demanda por lo menos tres horas llegar hasta Atlántida.

Una variante a esta misma ruta es obviar el enlace de las rutas 12 y 23 por Ismael Cortinas (83 km) y tomar la ruta 11 desde Ecilda Paullier, a la vera de la autovía 1. Para ello debe seguir por la ruta 2 y transitar 10 kilómetros de autovía hacia Montevideo. Por esta variante se suman 18 kilómetros al trayecto.

Hay que tener presente, si ha llovido en la región, el ocasional corte en el puente sumergible que conduce a Nueva Helvecia, por lo que habrá que dirigirse hasta Rosario para empalmar la autovía 1.

Por autovía 1

Tomar la autovía 1 hasta la capital uruguaya y luego la Interbalnearia presenta una mayor comodidad para el manejo. Cabe aclarar que la velocidad máxima permitida en autovías es de 110 km/h, pero las mismas tienen cruces a nivel, intenso tránsito de peatones en las zonas semiurbanas y hasta cruces con semáforos.

El pasaje por Montevideo es otro dilema. Si se pretende seguir con el ritmo de viaje la mejor alternativa es recorrer el Anillo Perimetral, lo que demanda unos 40 minutos hasta el aeropuerto de Carrasco por el norte de la capital charrúa.

Sin embargo, y si se pretende hacer un alto en el camino, vale la pena realizar una escala en la zona de la Ciudad Vieja y el Puerto y desde allí buscar la Interbalnearia a través de la Rambla. Es cierto que las velocidades máximas van de 45 a 60 kilómetros por hora, pero realmente se disfrutan las panorámicas de la ciudad y del río con sus más de 20 kilómetros de concurridas. También puede salir por avenida, pero es de tránsito muy lento con semáforos lo que la hace poco recomendable). Salir del puerto de Montevideo a Carrasco llevará por lo menos una hora.

Temas: #Ruta #Autopista

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.