Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Paseos y sabores en Colonia del Sacramento

Una visita a los barrios históricos, un recorrido por el balneario Santa Ana y un atardecer en un campo de golf son planes sugeridos para una visita corta a la localidad uruguaya. La gastronomía, otro destacado.

Por Silvia Alegre (Especial).

Cercana en distancia y en sentimiento al turista argentino, la localidad uruguaya de Colonia del Sacramento se ha instalado como una escapada ideal. Fundada en 1680, conserva el aspecto de una típica ciudad portuguesa, con sus calles de adoquines y sus veredas angostas que huelen a jazmines frescos. Por su particular arquitectura, que mezcla estilos del siglo XVII, fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad en el año 1995.

Si la elección es una visita corta de uno o dos días, el plan sugerido es el recorrido tradicional por el casco histórico, y las infaltables degustaciones gastronómicas en los bares y restaurantes que se encuentran a lo largo de las callecitas coloniales. Sus sabores asoman en las variedades de quesos y dulces elaborados en la zona norte, haciendo gala de las tradiciones suiza y piamontesa; en el tradicional chivito uruguayo y en el aceite de oliva extra virgen producido a partir de los olivares que crecen en su suelo.

DATOS ÚTILES. Información útil para disfrutar de Colonia del Sacramento.

Un lugar con historia. El barrio Real de San Carlos, ubicado a cuatro kilómetros del casco histórico, se asemeja a un barrio cerrado con una extensa playa que da al río. Tiene casas de diseño destacadas y en sentido opuesto al río está la emblemática Plaza de Toros (de 1910), que sirve como monumento del lugar pero cuyo acceso se encuentra restringido por el estado de fragilidad del edificio. Al lado está emplazado el Museo del Ferrocarril, con la estación, la casilla de señales y el galpón reconstruidos de manera semejante a los originales. Por otra parte, los vagones y los coches estacionados junto a las edificaciones sí son originales y forman parte del Patrimonio Histórico de Uruguay. Uno de ellos se encuentra acondicionado como el antiguo coche comedor y ofrece la posibilidad de tomar alguna infusión con pastelería casera. Está abierto a las visitas los fines de semana.

Deportes y esparcimiento. El golf también dice presente en este barrio a través del Real de San Carlos Village & Golf, el único campo de golf, par 72, diseñado por el reconocido y prestigioso ingeniero Emilio Serra. Plantea un recorrido de 7.180 yardas de paisaje agreste a través de lagos y montes, que permiten a los jugadores disfrutar de los magníficos atardeceres de Colonia. El diseño logró armonizar la forestación autóctona del lugar con majestuosos lagos internos, y esto, aunado a la más moderna tecnología para el mantenimiento de la cancha, ha posibilitado desarrollar un espacio en el que jugar golf es un placer inigualable. Una opción es aprovechar la estadía e intentar dar los primeros pasos en este deporte. En el club house se puede contactar con profesores que dictan clínicas de clases individuales o colectivas, con equipos y todo lo necesario para llevar a cabo la práctica.

Escondido. El balneario Santa Ana se encuentra a unos 20 kilómetros de Colonia por ruta nacional 1. Tiene las características de un lugar escondido, ya que se accede por un camino vecinal, cuenta con pocas casas y con unos 200 habitantes durante el año, y dispone de un frente de playa de arenas blancas sobre el Río de la Plata. La naturaleza se hace presente en este sitio a través de bosques y de playas, y se puede apreciar la paz de un lugar que se conserva en el tiempo. Entre sus habitantes se cuentan algunos famosos, como el humorista Luis Landiscina, que lo eligió por la tranquilidad que transmite.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.