Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En avión

Ofreció un concierto de violín en pleno vuelo para no pagar el exceso de equipaje

Un músico tocó su instrumento para que le permitieran guardar su estuche en uno de los compartimientos del avión.

Por Redacción Voy de Viaje.

Hemos visto todo tipo de hazañas por parte de los pasajeros para no pagar exceso de equipaje, desde comerse lo que llevaban en la valija a ponerse infinidad de capas de ropa. Pero un hombre en Estados Unidos, hizo algo que nunca nadie había hecho: brindó un concierto en el avión para evitar pagar el exceso de equipaje.

Giora Schmidt, un violinista estadounidense-israelí, estaba abordando un vuelo rumbo Cincinnati (Estados Unidos) cuando de repente se dio cuenta de que no había más espacio en los compartimientos superiores para llevar su instrumento. Él decidió llamar a la azafata para ver cómo lo podían resolver.

Te va a gustar: el tierno gesto de una mamá en pleno vuelo 

La asistente le dijo a Schmidt que lo ayudaría a encontrar lugar para su antiguo instrumento italiano, siempre y cuando tocara para todos. El hombre, pensando que era una broma, no dudó ni un segundo en decir que sí con una sonrisa pícara en la cara.

Pero después de que la azafata sirvió los refrigerios, anunció a través del megáfono la presencia del violinista. Allí el músico se dio cuenta de que la condición de la aeromoza iba en serio. Entonces, Schmidt decidió sentarse sobre un apoyabrazos para tener el espacio necesario para el movimiento de su arco y comenzó a tocar el Partita para violín solo n° 3, BWV 1006 en mi mayor, de Johann Sebastian Bach. Los demás pasajeros en el vuelo se emocionaron con el concierto y mostraron su agradecimiento.

Para seguir leyendo: entrevista a la astronauta Wendy Lawrence

Después del mini show brindado, distintas personas sacaron artículos de los compartimientos superiores y los colocaron debajo de sus asientos. Así, hicieron lugar suficiente para que el violín fuera guardado de manera segura.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.