Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

Nusa Penida: tres imprescindibles en la isla más linda de Indonesia

Una playa rodeada de acantilados, una piscina natural infinita y una bahía con arena negra y peces gigantes son los puntos que hay que conocer en este destino.

Por Redacción Voy de Viaje.

Nusa Penida (Indonesia) es una de las tres islas Nusa ubicadas frente a la costa sudeste de Bali, junto con Nusa Lembongan y Nusa Ceningan. Si bien es la de acceso más complicado, se presenta como la más pintoresca y hermosa de todas.

La contra de este paradisiaco destino son sus rutas, que se encuentran en malas condiciones y resultan difíciles de transitar. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que para recorrerla lo mejor es alquilar un auto, ya que las distancias son grandes y la intensidad del sol es demasiado fuerte como para moverse en moto.

Tomá nota: Información útil para recorrer Indonesia.

Paisajes de alto impacto

El primer lugar a visitar es la playa de Kelingking, la más fotografiada de la isla. Es muy probable que, quizás sin saberlo, todos hayamos visto alguna vez una imagen de este destino de arena blanca y agua turquesa, rodeado de acantilados. Para llegar hay que hacer una caminata de unos 45 minutos, en la que se debe bajar a través de un empinado acantilado con pocos lugares de donde sostenerse. Si bien parece arriesgado (y lo es), vale la pena; no sólo por el paisaje sino también porque, por la dificultad del camino, es muy poca la gente que desciende hasta allí.

Te puede interesar: Agendá: seis destinos internacionales en donde el peso argentino rinde.

Otra parada obligada es Angel’s Billabong. La formación rocosa que hay en este lugar crea una piscina natural infinita contra los bordes del acantilado, muy popular por sus aguas poco profundas y cristalinas. Desde este punto, es muy recomendable hacer una caminata de pocos minutos hasta la playa Broken, que posee otra pileta natural y aislada con una vista increíble a los acantilados.

Por último, no hay que irse sin antes conocer Crystal Bay. Es una playa distinta a las demás, ya que tiene un tramo de arena negra y, además, es uno de los pocos lugares del mundo en donde se puede ver una rara especie de peces conocida como mola mola. Sus ejemplares llegan a medir tres metros y pesan hasta dos toneladas.

Tesoro filipino: El Nido, la nueva perla del sudeste asiático.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.