Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Monte Neme, el lago turquesa que intoxicó a instagramers en España

El ansia de sumar likes en Instagram les jugó una mala pasada a varios: el lago está situado en una antigua mina de wolframio y sus aguas son tóxicas.

Por Redacción Voy de Viaje.

Influencers e instagramers compartieron en el último tiempo fotos en un lago de aguas turquesas que parece salido de una película. Se trata del lago de Monte Neme, un lugar poco conocido que se encuentra en la provincia La Coruña, en Galicia (España).

El dato que no tenían estas personas es que está situado en una antigua mina de tungsteno de la Alemania nazi, por lo que resulta tóxico: según informó People, está lleno de “desechos químicos peligrosos que salieron de una mina de tungsteno cerrada de la Segunda Guerra Mundial”. Es más: de acuerdo con el medio The Telegraph, Monte Neme es conocido como “el Chernobyl gallego”.

Por eso, quienes se animaron a darse un chapuzón terminaron enfermos. Los médicos locales advierten que bañarse en esas aguas puede provocar irritación en los ojos y en la piel, mientras que sumergirse por tiempo prolongado o tragar agua puede traer aparejados trastornos digestivos como diarrea severa y vómitos.

Mirá también: En Notting Hill están cansados de los turistas que buscan la foto perfecta.

Frente a esta situación, varios afectados solicitaron a las autoridades locales que colocaran señales de advertencia en el lugar, aunque algunos medios aseguran que actualmente existen carteles en la zona.

Un caso entre varios

Un instagramer que dudaba de la toxicidad del lago desafió todas las advertencias y decidió darse un chapuzón en Monte Neme. Después compartió sus fotos, junto con un texto en el que aseguró que no le importaban “las bacterias” y que iba a bañarse “todos los días del verano” para demostrar que no había “ni wolframio ni radioactivo ni nada”.

Cuatro días después de sumergirse en el lago, decidió volver. Una semana más tarde empezó a admitir que la piel de algunas zonas de su cuerpo se estaba tornando blanquecina, mientras que en el pie le salieron quemaduras.

Como él, son varios los afectados.

Quizás te interese: “No dormiste ahí”, la cuenta de Instagram que desenmascara a supuestos aventureros.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

e Jul de 2019 a las 12:58 PDT

 
 
 
V Jul de 2019 a las 3:08 PDT
 
 
 
Ver Jul de 2019 a las 6:41 PDT
2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.