Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Medellín bajo el efecto Escobar

Tierra de café, vallenato, bellas mujeres y aguardiente. Pero también del muerto más vivo y poderoso de Colombia: Pablo Escobar. Viaje a los sitios más representativos de una historia fatal.

Por Pablo Bertorello (Especial).

La tarea que ha tenido la ciudad de la eterna primavera no es un detalle. En busca de despojarse de su polémico tatuaje, Medellín tuvo que dar un volantazo brusco, con varios proyectos de infraestructura, embellecimiento en vecindarios empobrecidos y mejoras en el transporte.

Pero, aún dentro de ese cambio drástico, la leyenda siguió latiendo, tal como reza un grafiti pintado en negro y celeste sobre el frente del Dallas: “Pablo vive”. La actual estructura, que hoy está rodeada de maleza, fue una moderna propiedad de Pablo Escobar hasta 1993, cuando dos coches bomba con 50 kilos de dinamita cada uno la dejaron semidestruida.

“El objetivo era que fuera el epicentro de sus negocios, la casa matriz del narcotráfico, pero quedó trunco”, cuenta Nicolás, un guía de una de las tantas agencias que ofrecen el tour del capo narco.

Se trata de conocer un poco más a un hombre que, aún luego de cometer innumerables atrocidades, fue capaz de generar en la gente sentimientos encontrados de rechazo y fascinación. Una mezcla de horror y magnetismo que tuvo un impulso abismal en la proliferación de series, libros y artículos periodísticos.

Por eso, muchos de los viajeros que llegan a la capital antioqueña quieren desandar una parte de la historia del “Patrón”, quien llegó a ser el séptimo hombre más rico del mundo según Forbes, exportando 15 toneladas de cocaína semanales a Estados Unidos.

DATOS. Información útil para conocer Medellín.

Proyectos del dinero sucio

Entre las distintas opciones que recorren conexiones entre Escobar y la tierra que se dirime entre Independiente y Atlético Nacional, poco más, poco menos, los puntos a conocer son la casa donde fue abatido por la policía, las propiedades que le pertenecían, su tumba y una casa-museo, que es administrada por su familia y donde se encuentra “el Osito” –su hermano–, medio ciego y medio sordo por un paquete bomba que recibió en la cárcel.

En el coqueto barrio Santa María de Los Ángeles está el edificio Mónaco, el penthouse donde vivió Escobar hasta mediados de enero de 1988, cuando un coche bomba desató la guerra entre los carteles de Medellín y Cali. En su denominado estilo arquitectónico “narc-decó”, el guía destaca que el “frente, de color blanco, es en honor a la cocaína”.

En ese entonces, el narcotraficante más temerario y rico del mundo quería darles una residencia de lujo a su mujer e hijos, por eso ordenó su construcción a pocos metros del Club Campestre de Medellín. Sin embargo, allí nunca lo aceptaron como socio, considerándolo “persona no grata”.

“Tenía ocho pisos dispuestos en ocho mil metros cuadrados; dos piletas, una en la terraza y otra en el jardín; una cancha de básquet y una de tenis; y un estacionamiento donde podía alojar a más de 40 autos”, señala Nicolás sobre el edificio que hoy la alcaldía quiere demoler para hacer un parque dedicado a las víctimas.

De hacienda a parque temático

Lejos de la ciudad, en Puerto Triunfo, y sobre un área de casi 3.000 hectáreas, se ubica uno de los destinos más esperados por quienes realizan el tour: la hacienda Nápoles, restaurada tras su muerte. 

El complejo, devenido parque temático, fue albergue de las más insólitas excentricidades. Por ejemplo, el ex líder de cártel de Medellín hizo traer todo tipo animales de África para su zoológico.

Cuando adquirió la hacienda, el zar de la cocaína hizo colocar en la entrada la avioneta con la que había realizado el primer envío de cocaína a los Estados Unidos. La nave duró en el portal hasta que fue acorralado por el Gobierno, la DEA y sus enemigos del cartel de Cali.

El lugar fue confiscado por el Estado y hoy es una atracción abierta al público.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.