Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Los viajes comienzan a los 40

Los cordobeses eligen cada vez más festejar el cambio de década explorando destinos únicos. Una oportunidad para tachar aquel lugar soñado de la lista de pendientes.

Por Mariana Minervini (Especial).

Mafalda, el célebre personaje de Quino, lee que “la vida comienza a los 40” y se pregunta enojada por qué, entonces, su llegada al mundo sucedió con tanta anticipación. Y es que el cambio de década implica, para muchos, repasar las experiencias vividas y proponerse enmiendas. Aquí entran en juego, entre otras cosas, los viajes pendientes; esos que quizás fueron postergados por las obligaciones de la vida adulta. En ese marco, organizar un viaje especial con amigos o con la pareja con motivo del 40º aniversario es una tendencia en crecimiento entre los cordobeses. Sobre todo, si ello permite revivir –aunque sea por un rato– aquellas épocas añoradas y despreocupadas de la juventud.

El destino es la excusa y se decide en función de la combinación de gustos del grupo que se lanza a la aventura. El cordobés Ricardo Lizio, por ejemplo, está organizando un viaje con cinco amigos para festejar este momento especial en sus vidas, y comenta que “la previa de juntarse a organizar el viaje ya es algo divertido”. Los lugares elegidos por este grupo son Orlando y Miami, en Estados Unidos. Los motivos: diversión, playas, noche y la oportunidad de rememorar la niñez en los inigualables parques de diversiones de Disney, donde conocerán Universal Studios e Isla Aventura.

“Entre fiesta y viaje, elijo un viaje”, afirma por su parte el cordobés Eduardo Novello, quien, junto con su esposa, decidió festejar sus 40 años en el mismo destino. Además, asegura que se trata de “una buena oportunidad para disfrutar de estar solos y reencontrarse como pareja”.

Lo anterior fue práctica

Si bien los especialistas en viajes sostienen que “viajar no tiene edad”, coinciden en que a los 40 se suele llegar más establecido económicamente, con experiencia y algo más de tiempo. Por eso, lejos de ser una etapa crítica, es un momento ideal para festejar con unas vacaciones bien merecidas. Así lo expresa la cordobesa Lorena Riera, quien optó por el Viejo Continente: “Viajar por Europa fue especial porque los 40 años permiten vivir la experiencia desde otro lugar, disfrutando cada momento con el bagaje que uno trae. Resultó una combinación perfecta de placer y cultura, lo que –tal vez– a otra edad no se vive de esa manera”.

Otro de los destinos favoritos para este tipo de escapadas es Nueva York. La Gran Manzana es una tentación para grupos de amigas que deciden aventurarse a una metrópoli inagotable, monumental, clásica, moderna y vanguardista. En este sentido, la cordobesa Andrea Bodlovic sueña con conocerla para su cumpleaños número 40, tras un viaje fallido a la ciudad hace muchos años. “Nueva York es para mí una deuda pendiente. Siento que es algo que quiero concretar en mi vida”, explica. Es que sus edificios de película, como el Empire State Bulding; su pulmón verde, el Central Park; la Estatua de la Libertad, que se muestra solitaria en medio del río como el ícono del sueño americano; y un sinfín de itinerarios culturales posibles la convierten en una de las alternativas preferidas.

Por último, para los aventureros, una forma de festejar la mediana edad es con un viaje a Machu Picchu, en Perú, un sitio que permite poner a prueba la resistencia y demostrar que aún se puede hacer trekking. Es una buena oportunidad para conocer la ciudad sagrada de los incas, cumbre arqueológica de América y testimonio del excepcional pasado de la cultura andina.

En definitiva, lo importante es la experiencia de cruzar una nueva frontera y sentir la libertad y la emoción de participar de otra cultura y de otra manera de ver el mundo. La edad es lo de menos.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.