Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Lo que hay detrás de mi remerita de Bob

Latoya no tiene nada que envidiar a las modelos que aparecen en las publicidades de pasta dental. We’re a melting pot (somos un crisol de culturas) dice mientras me extiende la toalla color amarillo furioso para llevar a la playa.

Por Redacción LAVOZ.

Latoya no tiene nada que envidiar a las modelos que aparecen en las publicidades de pasta dental. We’re a melting pot (somos un crisol de culturas) dice mientras me extiende la toalla color amarillo furioso para llevar a la playa.

En Jamaica la población es un mosaico de razas. Un 80 por ciento de los habitantes son descendientes de africanos, el porcentaje restante está representado por chinos, indios, alemanes, japoneses y sirios.

El núcleo familiar es muy estimado. Cada domingo se reúnen para degustar tradicionales platos afrodisíacos, tales como sopa de cabra y avena de manteca de maní. Las familias suelen ser numerosas y, por lo general, tras la unión civil los hijos con su nueva familia pasan a añadir altura a la casa paterna. Ello es tan así que las mismas construcciones, desde sus orígenes, adoptan disposiciones previendo una posible ampliación.

La gente en Jamaica no escatima en sonrisas. Yeahman y No problem son muletillas que no dejan de escucharse.

La diversidad de religiones es muestra de la multiplicidad étnica y cultural de la isla. Prevalece la tolerancia religiosa. La mayoría de los jamaiquinos son cristianos, pero hay comunidades judías, hindúes y musulmanas.

Los rastafaris. El rastafarismo, que nació en los años 30 en Jamaica entre la población negra de clase trabajadora, es un sincretismo entre creencias milenarias de origen africano y el cristianismo fundamentalista norteamericano. Debido a que no posee una organización o legalidad que le sirva de soporte, no es considerada una religión en sentido estricto.

Sin embargo, surge como un movimiento tendiente a revalorizar la cultura jamaiquina, resistente ante tantos avasallamientos imperialistas.

Gracias a la ardua labor del periodista jamaiquino Marcus Garvey, su tarea se tradujo en el movimiento Regreso a África.

En 1930, se coronó a un rey negro en Etiopía y el hecho fue concebido como el día de la liberación, razón por la cual esta filosofía adopta los colores de su bandera.

De esta manera el rastafarismo consolidó sus bases y hoy cuenta con un muy numeroso grupo de seguidores –un dos por ciento de la población– y goza de general respeto.

Su cultor más conocido es Bob Marley. Por ello, su valor reside no sólo en ser uno de los más grandes íconos musicales, sino por acercarnos a una cosmovisión absolutamente desconocida para el mundo occidental.

Conectividad. El idioma oficial de Jamaica es el inglés. Pero, para quienes son anglohablantes, la comunicación no es tan fluida ya que la pronunciación de las palabras tiene una cadencia particular. Otra lengua hablada es el patois, versión vernácula del inglés que surge entre los esclavos para poder comunicarse entre sí evitando el entendimiento de los patrones.

El ministro de Turismo manifestó que en la actualidad se están llevando a cabo tratativas tendientes a establecer al español como segunda lengua e incluirlo en programas de escolarización. Esto se relaciona con la creciente afluencia de visitantes provenientes de Latinoamérica y el ya existente mercado de turismo español.

En esta misma línea es importante dar a conocer la nueva oferta área ofrecida por Copa Airlines que estará vigente a partir del próximo 11 de diciembre. Serán dos vuelos semanales con origen en Panamá y con destino al aeropuerto de Montego Bay, que se sumarán a los ya existentes con destino a Kingston.

Lo que hay que saber

Cómo llegar: Con Copa Airlines, desde Córdoba. Actualmente la compañía tiene vuelos a Kingston, la capital de Jamaica, y desde el 11 de diciembre también a Montego Bay.

A Kingston: conexión inmediata a la ida y a la vuelta, noche en Panamá. Salida desde Córdoba a las 01.51; arribo a Kingston a las 13.38. De regreso, salida de Kingston a las 18.05; noche en Panamá; salida a las 15.25, y llegada a Córdoba a las 00.01. Tarifa, con impuestos incluidos, desde U$S 1.637,25.

A Montego Bay: la conexión será inmediata tanto de ida como de vuelta. Salida desde Córdoba a las 01.51; arribo a Montego Bay 11.05. De regreso, salida de Montego Bay a las 12.39; arribo a Panamá a las 14.30; salida hacia Córdoba a las 15.26, y llegada a Córdoba a las 00.01. Tarifa con impuestos incluidos, desde U$S 1.629,75

Temporada alta: entre diciembre y abril.

Temporada baja: agosto hasta octubre, época en la que pueden producirse huracanes.

Música. La isla es mundialmente conocida por ser el hogar donde nacieron géneros musicales como el reggae, el dancehall y el dub, entre otros.

Artesanías. Los jamaiquinos son especialistas en artesanías en madera. Desde cocodrilos hasta un Bob Marley casi tamaño real, todo se talla en madera.

El café de Blue Mountains. Hecho de grano árabe, original de Yemen, es naturalmente más dulce y tiene menos contenido de cafeína que el grano sudamericano. Crece en la cordillera que separa el sector norte y sur de la isla.

El ron Appleton. Mundialmente conocido, este ron se produce cerca de la costa sur de la isla. Puede visitarse su destilería.

Costumbres. Es ilegal, pero la marihuana circula con mucha libertad. Entre los cultores del rastafarismo se trata de un sacramento que se realiza, como tal, sólo con fines religiosos. Se cree que la planta nació en la tumba de Salomón y se la relaciona con el acceso a ciertas formas de sabiduría.

Temas: #Jamaica

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.