Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Lo nuevo de Maldivas: una galería de arte en el mar

Coralarium ofrece exposiciones semi sumergidas que desaparecen y aparecen según el movimiento de la marea. Para llegar al museo, hay que nadar unos metros. La obra funcionará como un arrecife para las criaturas del mar.

Por Redacción Voy de Viaje.

A la belleza paradisíaca de las islas Maldivas se suma un nuevo atractivo: la primera galería acuática del mundo. Denominada “Coralarium”, se encuentra en el complejo Fairmont Maldives Sirru Fen Fushi y cuenta con exposiciones semi sumergidas que desaparecen y aparecen a medida que la marea sube y baja.

La instalación fue ubicada estratégicamente en línea con el horizonte a una profundidad de tres metros, elevándose a seis metros del lecho marino. Sólo es necesario nadar un poco para llegar al moderno museo, en donde se pueden apreciar esculturas tanto bajo el agua como sobre el techo de la estructura. La idea de ubicar obras a diferentes alturas es, justamente, jugar con el movimiento de la marea.

Un santuario de vida marina

Los materiales, las texturas y las obras de la galería fueron pensados para alentar la colonización de la vida silvestre, por lo que reproduce la función de un arrecife. Así, actúa como un espacio protegido que ofrece un santuario permanente para la vida marina.

Jason de Caires Taylor, el artista responsable del proyecto, sostuvo: “A lo largo de los años me he dado cuenta de que lo verdaderamente humilde que hacemos es que, una vez que sumergimos las esculturas, ya no son nuestras. Tan pronto como los hundimos, pertenecen al mar y la naturaleza se hace cargo. El Coralarium es un lugar de preservación, conservación y educación. Junto con el complejo, esperamos crear conciencia sobre la protección de los arrecifes de coral de Maldivas. Quiero un futuro mejor para el océano, para que la gente lo vea como un lugar delicado, digno de nuestra protección”.

Si bien sólo se puede visitar durante el día, al caer la noche la estructura se convierte en una obra de arte en sí misma, iluminada, que se puede apreciar desde la orilla.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.