Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

A lo Forrest Gump: este maratonista terminó en el altar

Este inglés corrió 3.600 kilómetros a través de Estados Unidos y, al terminar, sorprendió a su novia proponiéndole casamiento, a días de ser padres. 

Por Voy de Viaje.

Rob Pope, de Liverpool (Inglaterra), se propuso cruzar corriendo Estados Unidos con el fin de recaudar fondos para Peace Direct –organización que ayuda a la gente local a encontrar sus propias soluciones a los conflictos– y World Wildlife Fund –la organización de conservación líder en el mundo–.

Si bien a lo largo de su vida se dedicó a correr, además de trabajar como veterinario, éste fue su desafío más grande, no solo a nivel físico sino también mental. Pope se propuso correr casi 100 maratones entre las costas Oeste y Este de los Estados Unidos. Para eso, debió cruzar el país cuatro veces, convirtiéndose en la primera persona en hacerlo tres veces en un mismo año.

Pero no todo fue color de rosa. Para lograr lo que hizo, Pope enfrentó el agotamiento físico y psíquico, sobrepasó varias lesiones producidas en el camino y llevó adelante ciertos sacrificios como, por ejemplo, alejarse de su familia por largos periodos.

Rob Pope asegura que, sin el apoyo de su esposa, no habría podido lograr su desafío. Ella estuvo siempre alentándolo a la distancia para terminar su meta y pasó muchas circunstancias en soledad. De hecho, él tuvo que hacer una pequeña pausa en su épico maratón para volar al Reino Unido a presenciar el nacimiento de su hija.

Debido a esto, Pope pensó que la mejor forma de completar su meta y terminar su larga carrera era pidiéndole matrimonio a la madre de su pequeña niña. Ella no se lo esperaba. Fue una total sorpresa y la manera perfecta de cerrar ese ciclo. ¿Querés conocer la travesía de Rob

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.