Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Libertad sin ataduras en Negril

En Negril, enclave ubicado en su extremo oeste, un resort exclusivo convoca a nudistas.

Por Sonia Lascano (Especial).

Paraíso del todo incluido, Jamaica demuestra lo que puede dar la competencia a la hora de ofrecer alternativas a los viajeros y deslumbra con diseño, decoración, servicios, actividades y propuestas para distintos segmentos.


Entre el paisaje y el entorno natural, Negril es el marco perfecto que invita a decenas de personas que cada año  llegan a disfrutar de unos días de absoluta libertad, en pareja o solos, olvidando sus inhibiciones y entregándose al ocio y el placer.

Para los más osados, la cadena SuperClubs pensó una opción diferente que daría que hablar durante varios años hasta instalarse como un ícono en el Hedonism II, como si fuera el jardín del Edén.

Ubicado sobre la playa de Negril, a 55 millas del aeropuerto de Montego Bay en Jamaica, el bello resort cuenta con dos playas privadas frente al mar, una nudista y la otra para aquellos que aún sienten el prejuicio de dejar de lado sus trajes de baño.

En los espacios comunes ofrece tres grandes piscinas, dos bares en el agua y varios jacuzzis donde dejarse estar con o sin ropa. Estos espacios agregan opciones para el relax mientras otros visitantes más inquietos pueden elegir la adrenalina de aventuras como escalada, ciclismo, caminatas con avistaje de aves y deportes, como vóley, tenis y básquet.

El lugar es frecuentado por parejas, solteros y solas y solos de más de 18 años. Los huéspedes pueden participar de las fiestas de acuerdo a las consignas o simplemente observar. Para los que quieren conocer pero no alojarse de manera permanente en el resort, es posible visitar y participar de los todos sus eventos  adquiriendo un pase diario.

Como adicional a todas las actividades sociales, en el agua se pueden practicar cantidad de deportes acuáticos como buceo, esquí náutico, hobbie cat y clases de navegación a vela o simplemente sentarse bajo una cascada de agua fresca. El spa ofrece terapias personalizadas de masajes, reflexología, aromaterapia, baños de algas marinas y otras.

Quienes deseen bucear pueden hacerlo luego de solicitar la  tarjeta médica, mientras que aquellos que quieren mantener su cuerpo en forma cuentan con un gimnasio. Por otra parte, los amantes del baile pueden tomar clases de reggae tres veces por semana y hay una escuela de circo con talleres de trapecio, clínicas de trampolín, malabares, caminatas en la cuerda floja, monociclo y balance en bicicleta.


A toda hora y para divertirse, pero por sobre todo para romper el hielo de la convivencia, se organizan fiestas en la playa: pijama´s parties, toga´s parties y disco welcome parties.


El glamour es una de las características de todo el resort, en especial en sus 280 habitaciones con vista al océano o al jardín, todas equipadas con camas king size. Los vientos alisios acarician la costa de Negril y los buscadores de placer encuentran su lugar en el mundo.
Despojados del consumismo, relajados, caminando sobre las arenas doradas y disfrutando del sonido del oleaje, con el trago  preferido al alcance de las manos, los viajeros pueden optar por esta propuesta en Negril.


Más información: www.hedonismresorts.com

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.