Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

La nación del arco iris

Johannesburgo acogerá la apertura y el cierre del Mundial.

Por Redacción LAVOZ.

En Sudáfrica, el continente termina en la unión de los océanos Índico y Atlántico. Allí es donde Mandela soñó un país, que hace 16 años es democrático al punto de tener 11 lenguas oficiales y rediseñar su bandera para que vista los colores del arco iris, como símbolo de su perfil multirracial.

Sudáfrica fue definida como la "nación del arco iris" por el arzobispo Desmond Tutu y es una descripción más que justa para su excitante mezcla de pueblos y culturas.

Los grupos poblacionales incluyen la mayoría de los pueblos nguni (incluidos los zulú, xhosa y swazi), así como también los pueblos soto, tswana, tsonga, venda, afrikaner, inglés, mestizo, indígena, khoi y san e inmigrantes provenientes de África, Europa y Asia.

En Sudáfrica se hablan 11 idiomas, sin embargo, los visitantes que llegan del exterior deben saber que el idioma inglés se habla con fluidez en la mayoría de las áreas urbanas.

A Johannesburgo, también conocida como Joburgo, Jozi o Egoli (lugar del oro), se la conoce como la Ciudad de Oro y es el centro financiero de Sudáfrica, donde se genera aproximadamente el 12 por ciento del Producto Interior Bruto del país.

A pesar del ajetreo de gran ciudad, también puede ser un remanso de paz gracias a sus amplias zonas verdes y a que está diseñada para vivir al aire libre.

Bosque urbano. La gran cantidad de árboles que muestra la ciudad de Johannesburgo conforma un auténtico bosque urbano, ya que posee nada menos que 2.328 parques. Una verdadera envidia para los pobladores de ciudades que ven despoblarse de flora sus perímetros.

Johannesburgo es la ciudad donde comenzará y finalizará la Copa Mundial de la Fifa 2010. Y es justo que así sea, ya que se trata de la ciudad más cosmopolita de África.

Caminar la urbe es rodearse de residentes provenientes de todo el mundo que hablan distintas lenguas.

Qué hacer. Gauteng, la provincia más pequeña pero la más populosa, es el corazón comercial de Sudáfrica.

En el centro mismo se encuentra Johannesburgo, la ciudad más rica de África.

Los vinos y restaurantes son excelentes; los campos de golf, del más alto nivel, están catalogados como aptos para campeonatos internacionales, y una característica especial de la ciudad anfitriona es que parece vivir una fiesta interminable las 24 horas todos los días.

La multifacética escena musical local satisface todos los gustos. No es necesario andar largo rato en Johannesburgo para encontrar algo de interés, ya sea rock, pop, kwaito, hip-hop o house. Para apreciar sonidos africanos contemporáneos lo ideal es visitar Newtown o uno de los bares de funky jazz en Soweto.

Hay excelentes bares y pubs en la mayoría de los suburbios, en los que frecuentemente se presentan shows musicales en vivo.

Para conocer verdaderamente Johannesburgo, es fundamental experimentar la intensidad de Soweto, área urbana situada 24 kilómetros al sudoeste, en la provincia de Gauteng. También se recomienda visitar Alexandra.

Historia y cultura. Los sudafricanos dicen que su tierra no es un país, sino muchos países. Gran parte de su historia se encuentra entrelazada con el apartheid, el cual finalizó con las primeras elecciones democráticas de Sudáfrica en 1994. Para los interesados en la historia y el fútbol, Newton, Constitution Hill y Soweto, serán lugares atractivos.

Constitution Hill recuerda el largo camino que recorrió Sudáfrica al pasar de paria a orgullosa sede de la Copa Mundial de la Fifa 2010.

Ahí, la nueva Corte Constitucional se construyó sobre las ruinas de la infame prisión Old Fort, donde estuvieron detenidos Nelson Mandela y muchos de los jóvenes que participaron en el Levantamiento de Soweto de 1976.

Entre este lugar y aquel township (barrio suburbano), se encuentra el Museo del Apartheid, y en Soweto se ubica Kliptown, desarrollo urbano donde se firmó la Carta de la Libertad (Freedom Charter) en 1955.

También ahí se encuentra el Museo Mandela que funciona en la casa en que vivió este ícono de la lucha con su primera esposa.

Soweto es una de las áreas más grandes del país, una ciudad negra típica, creada durante el apartheid y si fue base de la lucha contra la discriminación, también fue un ícono de la brutalidad de ese régimen.

Muy cerca de la ciudad se encuentran las cuevas de Sterkfontein, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y consideradas la cuna de la humanidad, por ser el lugar donde se han hallado los esqueletos más antiguos de homínidos.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.