Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

La historia de un cordobés y su travesía en moto hasta Alaska

Con 34 años, el cordobés Roberto Ludueña lleva muchos kilómetros recorridos. “Viajo a través de las personas”, explica. Hoy se encuentra en Estados Unidos junto con su novia, planificando la próxima aventura.

Por Redacción Voy de Viaje.

Roberto “Tito” Ludueña viaja desde hace siete años por el mundo. Una de sus travesías más impactantes fue en 2014 cuando, luego de un extenso periplo por Sudamérica, decidió conocer Alaska en moto. Hoy, tres años después, conversó con Voy de Viaje sobre su maravilloso mundo viajero.

-¿Cómo surgió tu pasión por los viajes?

-Durante nueve años pertenecí a los Boy Scouts y con ellos recorrí casi todas las Sierras de Córdoba; esos fueron los primeros viajes. Cuando terminé el secundario conocí distintos lugares con amigos, fui coordinador en Bariloche y, cuando pude comprarme una moto, recorrí Cataratas, La Rioja, San Juan, San Luis y Córdoba. En ese tiempo estudiaba Derecho en Córdoba, y me di cuenta de que mi estilo de viajes era incompatible con una vida en la ciudad. Tomé la decisión de cambiar y los viajes se transformaron en mi estilo de vida. Cambié la moto y recorrí Sudamérica, porque antes de viajar a otro lugar quería conocer todo lo que formara parte de mi hogar. Comencé en el 2013, durante 15 meses.

-¿Cómo planificás un viaje tan largo?

-Nunca corrí atrás del tiempo. Sí me fijo en las estaciones; por ejemplo, cuando viajé a Alaska pensé en llegar en verano para poder andar en la moto. La organización se va dando: las personas, los lugares y el camino me van indicando cómo seguir. Mi filosofía consiste en viajar a través de las personas: muchas veces me desvié por estas cosas, no soy de los que siempre “van al norte”. No me gusta ponerme limitaciones porque, en el caso de no cumplirlas, el viaje se puede poner fastidioso. Me gusta que las cosas se vayan dando.

-¿Qué consejo les darías a los que quieren hacer lo mismo que vos?

-Siempre aliento a las personas; no sólo en el tema de los viajes –que lo recomiendo totalmente– sino en la vida: abrir un negocio, formar una familia. Vale la pena intentarlo. Si sale bien o mal, se verá; pero aunque sea uno intentó y no se quedó con el “¿qué puede pasar?”. Como leí en un libro, lo más difícil siempre es el primer paso, después todo se complota y, si estás convencido de lo que estás haciendo, seguramente saldrá bien. 

-De todos los lugares que conociste, ¿cuál es tu favorito?

-Esa pregunta me cuesta muchísimo porque cada lugar tiene sus cosas. Generalmente, los lugares me gustan por su gente: puedo pensar en Colombia y México por sus habitantes. Canadá me gusta, pero es un estilo de vida muy distinto.

Ahora, de a dos

Desde hace un año y medio, “Tito” está en pareja con Belén Anime Aspiroz, otra viajera argentina que, sorpresivamente, también fue a Alaska en moto. Se conocieron en una veterinaria en Buenos Aires en el 2015 y desde entonces unieron sus caminos para seguir cumpliendo su pasión. Según comenta, conocer a alguien con una elección de vida igual a la suya fue incomparable. “Es mucho más fácil viajar de a dos. Llevamos más de 15 países juntos”, cuenta.

-¿Cuál es el siguiente destino?

-Hace una semana entramos en Estados Unidos. Estamos en Los Ángeles realizando un nuevo pasaporte y vamos a estar 60 días recorriendo. Cuando estén nuestros documentos, en febrero tenemos pensado ir al sudeste asiático o a África, no lo hemos decidido todavía. Por ahora estamos tranquilos, viendo para dónde sopla el viento.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.