Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Solos

La historia de Jeff Reitz, el hombre que lleva dos mil días yendo a Disney

Desde hace cinco años y medio, este hombre visita el parque que es, para muchos, “el lugar más feliz del planeta”.

Por Redacción Voy de Viaje.

El sueño de numerosos chicos y adultos alrededor del mundo es visitar, al menos una vez en la vida, el parque Disneyland en Estados Unidos. Son muchos los que definen a este parque de diversiones como “el lugar más feliz del planeta”, ya que es, en efecto, un lugar lleno de magia.

Hay quienes, enamorados del destino, pasan por allí más de una vez; pero el caso de Jeff Reitz es extremo. Este hombre de 44 años lleva cinco años y medio yendo diariamente al parque, lo que equivale a un período de 2.000 días.

Así comenzó

En el 2012, durante Año Nuevo, Jeff Reitz visitó Disneyland junto con su novia. En ese momento estaba desempleado, y los dos pensaron que una buena manera de mantenerse contentos y esperanzados sería poniéndose la meta de ir al parque durante un año seguido.

Ambos cumplieron con el objetivo, consiguieron trabajo y se separaron. Sin embargo, Jeff decidió continuar con las visitas diarias. Actualmente tiene un empleo, pero todos los días se hace un espacio para recorrer el lugar por lo menos por un momento. No importa si va solo o acompañado: lo fundamental es contagiarse de la alegría del lugar.

Todo un experto

Después de tantos años de visitas –a fines de 2017 van a ser seis– Jeff se convirtió en todo un experto sobre este destino. Probó todas las atracciones del parque y comió en todos los restaurantes del predio.

En ese marco, confesó que su juego favorito es Matterhorn Bobsleds, y el restaurante que más le gusta, Pizza Port en Tomorrowland.

Su pase anual está vigente hasta el próximo enero. No sabe hasta cuándo seguirá visitando el sitio a diario, pero todo parece indicar que lo seguirá haciendo por un buen tiempo.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.