Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

La costa oriental a sol y sombra

Desde las callecitas empedradas de Colonia del Sacramento, hasta los barquitos costeros de Punta del Diablo, pasando por Piriápolis y Punta del Este.

Por Pablo Bertorello (Especial).

Lo bueno de Uruguay es que es como estar en nuestro país. Además, su extensión geográfica permite recorrer, en un mismo viaje, varios de los puntos sobresalientes de su costa, que a lo largo 450 kilómetros corresponden al río de la Plata y los restantes 220 son bañados por el océano Atlántico.

La primera parada o visita es Colonia del Sacramento o Colonia, a secas, como todos la llaman. Declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1995, el casco histórico resguarda aquella magia donde conviven construcciones de estilo colonial portugués junto a viviendas de estilo típico español.

Hay que caminar sus adoquines, dejándose encantar por los preciosos paisajes y vistas con fondo del río de la Plata, sus faroles y todos sus pintorescos recovecos.

Por su parte, luego de pasar Montevideo, 100 kilómetros más adelante, aparece Piriápolis. El tradicional balneario, fundado por Francisco Piria a fines del siglo 19, se despliega entre la sierra y el mar. Construida durante la belle epoque, hoy es una ciudad prolija y coqueta que seduce con sus 25 kilómetros de costa y sus aguas calmas que, aunque parecen de mar caribeño, son de río.

En el puerto, entre otros varios puntos, las cañas de pescar se posicionan una al lado de la otra y los aficionados de la pesca pueden sentirse a gusto y entretenidos, ya que sus formaciones rocosas regalan buen pique de corvinas y pejerreyes.

Famosa por su cerro a la vera de la playa  y por su costanera que invita a caminar, relajarse y detenerse para ver caer el sol.

Atardeceres memorables. A las playas charrúas le sobra luz propia. Y mucha de esa luz es gracias a sus incomparables atardeceres, entre púrpuras, violáceos, anaranjados y rojizos. Su belleza merece unas líneas o un párrafo aparte.

El sol nunca pierde protagonismo. Su inconmensurable valor supo conquistar el corazón de Casapueblo y su mentor.  Cerca de Punta del Este, en Punta Ballena, existe la posibilidad de jugar con la imaginación para sentirse por un rato en Santorini, en la costa de Grecia.

Allí, donde Carlos Páez Vilaró diseñó y levantó su casa de veraneo estilo hornero, relucientemente blanca, abierta al público como museo y galería de arte, además de hotel. También allí, el artista supo regar su inspiración para ponerle letra desde el hola hasta el adiós a los atardeceres, en Ceremonia del Sol.

“¡Hola Sol! Con tu panza cargada de oro hirviendo para repartirlo generoso por villas y caseríos, capillas campesinas, valles, bosques, ríos o pueblitos olvidados.

Desde mis terrazas te veo llegar cada tarde, como un aro de fuego rodando a través de los años, puntual, infaltable...”.

Cuando el ocaso es inminente, de fondo comienza a escucharse la voz en off con el poema homenaje de Páez Vilaró. La cita es impostergable para quienes estén de visita. Presenciar el atardecer en la terraza de Casapueblo, café mediante, es una invitación para contemplar la belleza generosa del día a día.

“Chau Sol. Te quiero mucho. Cuando era niño quería alcanzarte con mi barrilete. Ahora que soy viejo, sólo me resigno a saludarte mientras la tarde bosteza por tu boca de mimbre. Chau Sol. Gracias por provocarnos una lágrima, al pensar que iluminaste también la vida de nuestros abuelos, de nuestros padres y la de todos los seres queridos que ya no están junto a nosotros, pero que te siguen disfrutando desde otra altura. ¡Adiós Sol! Mañana te espero otra vez...”.

Datos

Nombre oficial: República Oriental de Uruguay.

Capital: Montevideo.

Gobierno: República democrática sistema presidencial.

Población: 3.455.000 habitantes (según censo de 2004).

Superficie total: 176,220 kilómetros cuadrados.

Idioma: español.

Moneda: peso uruguayo.

Lo que hay que saber

Alojamientos. Colonia del Sacramento: Real Colonia Hotel & Suites (www.realcolonia.com). Con habitaciones y departamentos, ubicados frente a la rambla Costanera, con vistas al río de la Plata. Piscina interior y exterior; solárium; gimnasio; sauna, y juegos para niños. Habitación doble deluxe, desde U$S 65 por persona por noche. No incluye impuestos. Departamentos, desde U$S 80, por persona por noche, con impuestos incluidos.

Piriápolis: Hotel Genovés (www.hotelgenoves.com), ubicado frente al mar, con piscina abierta y climatizada, solárium, spa, servicios de playa, jacuzzi y gimnasio. Hasta el 28/02/13, la doble estándar U$S 135; doble superior U$S 165, y la doble superior especial U$S 175.

La Pedrera: Posada San Antonio (www.sanantonio.com.uy). Alejada del pueblo (Ruta 10, Km 234), posee cuatro amplias habitaciones de dos plantas, con deck privado. La doble, con desayuno, U$S 180 hasta el 29/01/13 y U$S 160 hasta el 25/02/13.

Punta del Diablo: La Viuda del Diablo (www.laviudadeldiablo.com). Suites frente al mar, con jacuzzi, balcón privado, aire acondicionado, amenities y toallas para la playa, entre otros servicios. Habitación doble, U$S 250 hasta el 29/01/13; U$S 230 hasta el 28/02/13, y U$S 190 de marzo a noviembre.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.