Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Isla La Digue: el lugar más fotografiado de Seychelles

Praslin y La Digue son dos islas imperdibles. Esconden el Parque Nacional de Palmeras y son ideales para hacer snorkeling. Se puede llegar en barco o en un vuelo relámpago de 15 minutos. 

Por Redacción LAVOZ.

Praslin y La Digue son dos islas imperdibles. Se puede llegar en barco o en un vuelo relámpago de 15 minutos. Cuando el general inglés Charles Gordon, el mismo que encarnara Charlton Heston en la película Khartoum, caminó por Praslin, vio unos enormes cocos con forma de pelvis femenina y creyó haber llegado al Jardín del Edén.

Se trata del coco de mar, la semilla más grande del mundo que puede pesar hasta 20 kilos, producto de una palmera que sólo crece allí. El guiño de la naturaleza se completa con la palmera macho, cuya flor es cilíndrica y alargada, una forma fálica, señal inequívoca para Gordon de que allí se conocieron Adán y Eva.

Isla Praslin, con su Valle du Mai y el parque nacional de palmeras, vista desde el aire (Fotografías Mario Cherrutti)

Esta palmera, además de otras nueve variedades, pueden verse en el Parque Nacional Vallée de Mai, en el centro de la isla, una verdadera catedral verde, con hojas de palma de dos metros de alto y helechos gigantes. El otro gran imán de la isla es la playa Anse Lazio, en el norte, donde los atardeceres reconcilian a cualquier pareja.

La semilla de la palmera hembra y la flor de la palmera macho (Fotografías Mario Cherrutti)

La Digue está habitada apenas por tres mil personas que andan sólo en bicicleta. Es la isla más fotografiada de Seychelles. Las bicicletas se alquilan cerca del puerto y desde allí hay que pedalear hasta la playa más famosa del Índico: Anse Source d´Argent donde extrañas formas rocosas esculpidas a lo largo de millones de años emergen entre el mar y la arena. Además, es ideal para hacer snorkeling entre las rocas y aguas tranquilas.  

Al otro lado de la isla, está Grand Anse, una playa muy diferente: amplia, con olas grandes que no dejan de ser azules y completamente transparentes. Preferida por los más jóvenes, hay un bar y se arman partidos de fútbol en la arena.

La isla paraíso 

Ya desde la avioneta, Denis se ve como el paraíso prometido: aguas turquesas que dejan ver los corales, de arenas blanquísimas y corazón verde. Esta isla privada es el lugar para olvidarse de todo, empezando por los zapatos. 

Ingreso a isla Denis, el paraíso prometido (Fotografías Mario Cherrutti)

Son apenas 25 bungalows, todos con jardín y playa privada, y un restaurante y lobby donde todos andan descalzos. Aquí la vida la marca la marea: si está baja, hay que ponerse la máscara y el esnórquel para verse cara a cara con tortugas marinas y peces rarísimos. En la orilla, cómicos cangrejos amarillos se ponen en guardia y levantan pinzas por nada. 

Si la marea está alta, puede ser mejor montar las bicicletas y perderse hasta llegar a otra playa, toparse en el camino con la granja orgánica, con vacas y cerdos, con la capilla o con el faro.

Más ordenadamente se pueden seguir a pie y con mapa, alguno de los seis senderos, de entre 500 y 1.300 metros de extensión y quedarse mudo por la variedad de pájaros que habitan la isla. Muchos de ellos llevan un pequeño anillo en una de sus patas, señal de que la población de aves es un trabajo de recuperación de especies en peligro que vienen haciendo en la isla, como el gygis alba, un ave blanquísima de ojos negros. Los que ya son multitud son los fody, especie de pequeños gorriones de color naranja o rojo furioso que son capaces de robarse las migas de la mesa mientras la gente desayuna.

Lo que hay que saber

Baniano o higuera de Bengala. Puede cubrir hasta una hectárea (Fotografías Mario Cherrutti)

Cómo llegar: South African Airways tiene vuelos a Mauricio y a Seychelles desde U$S 1.700. El tramo Johannesburgo-Mahe, se realiza con Air Seychelles, www.flysaa.com, tel. (011) 4319-0099 

Dónde dormir:

Mauricio 

Four Seasons Anahita, Coastal Road, Beau Champ, desde U$S 680 dólares la doble, con desayuno (www.fourseasons.com/mauritius/)

Le Surcouf. Coastal Road, Trou d´eau Douce, Desde U$S 63 la noche (www.lesurcouf.mu) 

Traslados y tours

Segatours. Tours estándares y a medida, www.segatours.com

Qué comprar

Ron, especias, prendas de lana, joyas, distintos tipos de azúcar.

Dónde dormir:

Seychelles  

Avani Seychelles Barbarons. Mahé, desde U$S 170 la doble con desayuno (www.avanihotels.com/seychelles-barbarons)

Indian Ocean Lodge, Grand Anse, Praslin. Desde U$S 156 la doble con desayuno www.indianoceanlodge.com.  

Traslados y tours

Mason´s Travel. Estadías en la isla privada Denis y organización de bodas, (www.masonstravel.com). Contacto agente en español Iñaki Fernández, IFernandez@ masonstravel.com

Qué comprar

Vainas de vainilla, especias, esencias y aceites, bijouterie con fibras naturales y nácar. Coco de mer, U$S 550.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.