Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Información útil para enamorarse de Roma

Visitá este increíble lugar de grandes bellezas. 

Por Graciela Cutuli (Especial).

CÓMO LLEGAR: desde Córdoba no hay vuelos directos a Roma, sino que es preciso hacer escala en Buenos Aires (muchas veces cambiando de Aeroparque a Ezeiza), San Pablo u otra ciudad. Desde $ 19.000 en temporada baja.

UN LUGAR ÚNICO. Claves para una visita a Roma.

CÓMO MOVERSE: en metro. Aunque la red no es tan grande, permite conectar los principales puntos turísticos (siempre caminando un poco). Los pasajes son válidos también para los buses urbanos: cuestan unos $ 45 y duran 100 minutos desde su validación (en el metro permite hacer combinaciones sin salir de los molinetes). Hay una tarjeta 24 horas por alrededor de $ 210 pesos, 48 horas por $ 370 y 72 horas por $ 535. 

GASTRONOMÍA: probar buñuelos de baccalà, alcauciles a la romana y fiori di zucca (flores de calabaza rebozadas y fritas). Cualquier trattoria cumple su misión con un plato de pasta, sea al pomodoro, la carbonara u otras salsas. Pasta e ceci (guiso pasta con garbanzos) y pasta e fagioli (pasta con porotos) son muy típicas. Quien rinda culto a los spaghetti, penne, ravioli y otras variantes puede visitar el interesante Museo de la Pasta. Son muy comunes también los escalopes de ternera al limón. ¿Un restaurante para conocer? La trattoria I Quattro Mori, cerca del Vaticano, para pedir los increíbles antipastos de tierra o de mar.

ALOJAMIENTO: las cercanías de la estación Termini, aunque tienen buena conexión con el tren, no son tan seguras. Un excelente lugar para alojarse es en torno a la Plaza del Popolo. Se consiguen habitaciones dobles en buenos B&B desde $ 1.800. Si la idea es auténtico lujo, habrá que elegir el Hassler, desde $ 12.400. 

MÁS DATOS: turismoroma.it

Alternativas

Otros atractivos

Para completar la visita.

Cómo ver al Papa. Los domingos es el Ángelus en la plaza San Pedro, y los miércoles la Audiencia General (al aire libre y en la plaza en los meses de buen tiempo, lo cual multiplica las posibilidades de conseguir entrada). Los pases para la audiencia son gratuitos pero deben pedirse por fax a vatican.va/various/prefettura/it/biglietti_it.html. En todos los casos, ir bien temprano porque hay numerosos controles. Durante la audiencia, la Basílica de San Pedro se cierra y no se puede visitar hasta después del mediodía.

El Coliseo. Hay que combinar la visita con la del Foro Romano, por proximidad. Las colas pueden ser infinitas en temporada alta: por lo tanto, buenas opciones para evitarlas son tomar una visita guiada (duran 45 minutos y enriquecen el paseo), comprar la tarjeta Roma Pass (incluye el monumento y permite evitar las filas) o comprar la entrada conjunta con el Foro y empezar la visita por ahí, para luego entrar directamente al Coliseo. 

Recorridos temáticos. Se pueden seguir las fuentes de la ciudad (la de los Cuatro Ríos, la Barcaccia, la Fontana di Trevi, etc.); sus plazas (Navona, del Popolo, de España, etc); las obras de Bernini (del baldaquino del Vaticano a El éxtasis de Santa Teresa en la iglesia Santa María de la Victoria); las vidas de los papas o algunas de las principales avenidas, como la famosa Vía Véneto con sus ecos de La dolce vita. Más datos: turismoroma.it/itinerari/itinerari-a-tema.

El ojo de la cerradura. Solía ser un secreto, aunque gracias a las postales que hay por doquier ya es un secreto a voces. Es la Plaza de los Caballeros de Malta, en la colina del Aventino. Es un lugar agradable y tranquilo, lejos del habitual bullicio romano, con una gran residencia y un grupo de gente que hace fila para mirar por el ojo de una cerradura. ¿Por qué? Porque desde ese agujero se ve, perfectamente centrada, la imponente cúpula de San Pedro.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.