Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Información útil para enamorarse de Aysén

Visitá Chile y enamorate de sus destinos. 

Por Guido Piotrkowski (Especial).

CÓMO LLEGAR: Aerolíneas Argentinas, Latam y Sky vuelan a Santiago de Chile desde Córdoba. Los pasajes rondan los 3.000 pesos, según fecha y disponibilidad. 

Sky y Latam vuelan hacia el aeropuerto Balmaceda, cercano a Coyaique. Los pasajes cuestan alrededor de 2.200 pesos, de acuerdo a fecha y disponibilidad. En Coyaique se puede alquilar un auto para recorrer la carretera austral, o contratar los servicios de alguna agencia.

LUGARES INCREÍBLES. Chile: un viaje a Aysén por la carretera austral.

PASEOS: para realizar la excursión al glaciar Calluqueo, contactarse con Lord Patagonia Outdoors. Para llegar al glaciar O’Higgins: robinsoncrusoe.com.

ALOJAMIENTO: en Coyaique se recomienda Dreams Patagonia, a 3.100 pesos en base doble.

En Villa O’Higgins, una buena opción es el hotel Robinson Crusoe, un lodge con 12 habitaciones vidriadas. Su arquitectura está inspirada en los grandes galpones patagónicos, con vista a los cerros. Tiene wifi, biblioteca y servicio de bar comedor, y cuesta alrededor de 4.600 pesos.

En Cochrane está el hotel Último Paraíso, una típica casa de madera con amplias habitaciones singles, dobles y triples con calefacción a leña y TV satelital. Tarifa: cerca de 3.000 pesos.

GASTRONOMÍA: dos alternativas: en Cochrane, Ada’s Café Restaurante ofrece cocina regional, en la que se destacan mariscos, sopas y empanadas. En Villa O’Higgins, el restaurante Entre Patagones se especializa en salmón y trucha.

MÁS DATOS: recorreaysen.com.

Ideas imperdibles

Para sumar al recorrido.

Pueblo en desarrollo. El último rincón de la carretera austral es Villa O’Higgins, un pequeño poblado de 500 habitantes y el paso obligado en la ruta de montañistas rumbo a El Chaltén, en Santa Cruz. Está rodeado de campos de hielo, ríos puros y lagos con excelentes condiciones para la pesca, senderos para trekking y miradores. Es un pueblo en pleno desarrollo turístico, que en verano colma su capacidad y tiene amplia oferta de actividades al aire libre.

Cordero asado y domos. En Villa Cerro Castillo, un pueblito de 400 habitantes y casas coloridas, hay que buscar a Felidor Sandoval, un gaucho fanático y campeón de rodeo, dueño del emprendimiento turístico Las Araucarias. Felidor recibe a los visitantes con cordero al asador y organiza cabalgatas. Hay una travesía corta que culmina en un mirador sobre el río Ibañez, pero la excursión estrella es la que surca el cerro Castillo hasta llegar al pie de un glaciar. En Las Araucarias hay domos para pernoctar.

Cocina regional. Aysén es una de las regiones con más criaderos de salmón en el mundo. Por lo tanto, este pescado es moneda corriente en la cocina regional. Además, la zona es rica en truchas y mariscos como la cholga, típico de allá. Por otro lado, el cordero patagónico, tiernísimo, nunca falla en estas tierras.

La ruta del salmón. A lo largo del recorrido por Aysén, el viajero podrá ver una enorme cantidad de salmoneras. Es que Chile, y en especial esta región, se ha convertido en el segundo productor mundial de este codiciado y sabroso pez, detrás de Noruega.

Hielos eternos. El Ventisquero del Parque Nacional Queulat es un glaciar que lleva miles de años “colgado” en lo alto de la montaña. Para apreciarlo hay que atravesar un puente colgante y andar por un bosque de selva valdiviana que abre paso a una impresionante panorámica de los hielos eternos que alimenta con una caída de agua hipnótica el lago Témpanos. El Bosque Encantado es un sendero dentro de un bosque milenario de coihues, musgos y líquenes que desemboca en la Laguna de los Gnomos, repleta de témpanos. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.