Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

Hay consenso: esta es la playa que no te podés perder en Cerdeña

Italia conserva algunas de las mejores postales del Mediterráneo y esta cala es prueba de ello.

Por Redacción Voy de Viaje.

En la región de Cerdeña (Italia), hay un pequeño municipio que esconde una de las playas más paradisíacas de la zona. Se trata de Cala de Mariolu, en Baunei, un destino que tiene que estar en la lista de todo viajero que apunte a Italia. Y es que, en los últimos premios de TripAdvisor, fue elegida como la principal actividad a realizar en Baunei por quienes tuvieron la fortuna de visitarla.

ARTE EN EUROPA. El lado B de Londres.

Si se llega por barco, la sorpresa comenzará desde lejos al ver las enormes rocas blancas que bordean la playa, que tiene a su vez pequeñas piedras rosadas. El agua, cristalina y de color turquesa, contrasta con el color de la arena, ofreciendo un paisaje único.

Debido a la transparencia del agua, se puede ver nadar a los peces y darles pan para que se acerquen. Otra opción para contemplarlos de cerca es hacer esnórquel, una actividad muy practicada en la zona.

Una curiosidad: el nombre del lugar, Cala de Mariolu, se debe a un misterioso hombre que, según los pescadores de la zona, se dedicaba a robarles los pescados de la red. En realidad, ese personaje no existía; los “ladrones” eran las focas monje, que hoy se encuentran en peligro de extinción.

Por mar o tierra

Hay dos formas de acceder a la cala. La más difícil, y sólo recomendada para profesionales, es a través de una larga caminata por un sendero complejo. La otra alternativa consiste en contratar una embarcación desde alguno de los puertos cercanos (Arbatax, Santa María Navarrese o Cala Ganone), las cuales, generalmente, realizan un recorrido por las diferentes calas que conforman el golfo. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.