Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

El glaciar que sangra en la Antártida

Una enorme masa de hielo de 54 kilómetros de longitud que en su interior alberga a las Cataratas de Sangre 

Por Redacción Voy de Viaje.

El continente más austral de la Tierra está repleto de maravillas pero hay un paisaje que sorprende en particular porque rompe con la gama de blancos azulados: brota de las entrañas del hielo un río rojo intenso. Se trata del glaciar Taylor que en su interior contiene una alta concentración de hierro ofreciendo un torrente de colores rojizos, conocidas como las Cataratas de Sangre. 

Este fenómeno natural fue descubierto en 1911 por el geólogo australiano Griffith Taylor, de allí que el glaciar lleve su nombre. Si bien en un principio pensaban que se trataba de algas rojas, luego de varios estudios comprobaron que las cataratas tienen esa tonalidad rojiza debido a la acumulación de óxido de hierro del agua que al mezclarse con el oxígeno de la atmósfera se tiñe de color carmín intenso. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

#cataratasdesangre#Antártida#amazing#Beautiful#Blood#waterfall

Una publicación compartida de Linda Flores (@amazing_increible) el8 Ago, 2015 a las 4:29 PD

En 2017 los científicos explicaron que este lago de agua salada de cinco millones de años, permanace líquido bajo el hielo gracias a la fusión entre hielo y sal, que genera un calor constante que permite que no se congele. Cuando el agua queda expuesta, en un proceso que puede tomar más de un millón de años, el agua salada se oxida al tomar contacto con el aire. Increible, ¿no?

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.