Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Fairy Pools, un destino salido de un cuento de hadas

Estas piletas de aguas azules se encuentran en una increíble isla escocesa.

Por Redacción Voy de Viaje.

A los pies de las Black Cuillins, una cadena de montañas rocosas en Escocia, se localizan las Fairy Pools, piletas naturales azules con agua extremadamente cristalina. Atraen a aventureros de todo el mundo, que se sumergen en sus aguas para hacer nado extremo. Los que prefieren quedarse afuera, aprovechan para sacar fotos en el lugar.

Una recomendación clave: si uno decide meterse, debe hacerlo con traje de neopreno, ya que los manantiales de montaña suelen registrar temperaturas muy bajas.

La primera cascada que se encuentra en el sendero es la más alta, y posee la pileta más profunda. Allí hay buenos puntos para hacer saltos extremos al agua. Siguiendo por el camino, la siguiente pileta en aparecer es la más famosa de todas, debido al increíble color de sus aguas y a que allí hay un arco de piedra por el que se puede pasar nadando. Más adelante, mientras uno se acerca al río, aparecen varias pequeñas piletas.

En una isla

Las Fairy Pools se ubican en la isla de Skye, en la costa oeste de Escocia (Reino Unido). La aldea más cercana es Carbost, desde donde hay que tomar el camino a Glenbrittle. Se estaciona en la Comisión Forestal, donde un letrero indica “Glumagan Na Sithichean”.

Desde el estacionamiento se puede hacer una caminata de 2,5 kilómetros por el sendero de grava hacia las Black Cuillins, la fuente de agua para el río Brittle. A lo largo de la ruta, rodeada de hierba, brezo y rocas, uno puede detenerse para admirar la mayor cascada de la zona o explorar las pequeñas piletas naturales que se encuentran en las proximidades del camino.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.