Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Este mendocino sembró 100.000 plantas en su jardín y construyó dos laberintos

El proyecto le llevó siete años y hace unos días abrió sus puertas al público. La atracción se encuentra en Malargüe.

Por Redacción Voy de Viaje.

Jorge Carmona, de 59 años, oriundo de la ciudad de Malargüe (Mendoza), decidió sembrar 100.000 árboles en su jardín con el objetivo de construir dos grandes laberintos. El proyecto, que le llevó siete años, abrió finalmente sus puertas hace unos días.

La iniciativa surgió a partir del interés de Jorge por fomentar el turismo, cuando se dio cuenta de que tenía todas las herramientas para llevar a cabo esta atracción: conocimiento sobre plantas, un vivero y un amor profundo por la flora y la fauna.

Después de años cuidando las plantas y dándoles forma a los laberintos, hace unos días pudieron ingresar al espacio los primeros visitantes. Recorrieron tanto el laberinto cuadrado, de 70 por 70 metros, como el circular, que mide 60 metros de diámetro.

Este último es el más sencillo de recorrer, ya que se asemeja a una espiral y siempre hay que ir hacia adelante. Cuando llegan al centro, los visitantes pueden sentarse a descansar y disfrutar de la “fuente de los deseos”. Por su parte, el laberinto cuadrado es más difícil de descifrar, ya que uno puede desorientarse más de una vez entre sus 31 pasillos.

En crecimiento

En “Laberintos Carmona”, nombre con el que el dueño bautizó al lugar, las estrellas principales son los dos laberintos, pero hay –y habrá– más.

En el medio de los dos corredores se eleva un mirador de ocho metros de altura que permite admirar el diseño circular y el cuadrado desde arriba. Por otro lado, más adelante se planea que el lugar disponga de parrillas para que las familias puedan ir a pasar el día, además de juegos para los más pequeños y otros servicios que hagan más placentera la visita.

¿Por cuánto?

El lugar, que está ubicado en ruta 188 / ruta 184, abre todos los días de 10 a 19.

El valor de la entrada es de $ 80 para los adultos y de $ 50 para los niños.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.