Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Estambul: las mil y una mezquitas

Esta ciudad milenaria ofrece una riqueza cultural sin igual. Situada entre Europa y Asia, conjuga en sus calles la tradición de sus antiguos templos con el moderno estilo de vida de sus habitantes.

Por Elizabeth Zanni*.

Con su pasado de capital de los imperios romano, bizantino y otomano, hoy las calles de Estambul son el reflejo de la multiculturalidad heredada de los diferentes pueblos que se fueron asentando a partir del año 667 A.C., cuando los griegos establecieron Bizancio a la entrada del estrecho de Bósforo. Persas, griegos, macedonios, celtas y romanos fueron tomando control de la ciudad que pasó a llamarse Constantinopla. En 1453, la población cayó bajo dominio turco, recibiendo la influencia islámica que se ve actualmente: las iglesias bizantinas se transformaron en mezquitas y se construyeron otras nuevas, como la famosa Mezquita Azul.

(Fotografías Elizabeth Zanni).

Su nombre actual fue adoptado oficialmente en 1930, cuando la capital se trasladó a Ankara, pocos años después de que Atatürk (Mustafa Kemal) fundara la actual República de Turquía en 1923, convirtiéndose en su primer presidente. Estratégicamente ubicada entre el mar Negro y el mar de Mármara, Estambul está asentada a ambos lados del Cuerno de Oro y del Estrecho de Bósforo, que la divide en el lado europeo y el lado asiático, cada uno con un carácter muy diferente. En sus calles, percibimos esa mezcla de tradición y modernidad, expresada especialmente a través de su arquitectura y el contacto con habitantes, cuyas vestimentas están repartidas entre las tradicionales islámicas y las que siguen las últimas tendencias de la moda. Algunos lugares para descubrir la ciudad de las mil y una mezquitas:

1 Torre de Galata

(123RF).

Construida inicialmente en 1348, sufrió varias restauraciones y reconstrucciones, pero gracias a sus 66,9 metros de altura y a que está levantada sobre una colina ofrece una vista imperdible, de 360 grados. La mejor hora para visitarla es antes del atardecer. De esa manera, podemos ver el sol caer justo detrás de la mezquita de Fatih, mientras el sonido en cadena del llamado al rezo, proveniente de los miles de minaretes de toda la ciudad, nos envuelve con su eco. Es magia en estado puro.

2 Iglesia de San Salvador de Cora

Iglesia de San Salvador de Cora (Foto de Carlo Magnesi).

Esta pequeña iglesia fuera de las murallas de la Ciudad antigua resulta uno de los ejemplos más bellos y mejor conservados del estilo bizantino. Fue reconstruida en el siglo VI, después de un terremoto. Finalmente, fue convertida en mezquita, período en el cual se cubrieron con yeso los impresionantes frescos y mosaicos con temas bíblicos, que decoran su interior. Al abrirse este espacio como museo, se eliminó la capa de yeso para el deleite de los visitantes. El yeso ayudó a la conservación durante todos esos años. Al estar alejada del centro, casi no vemos turistas.

3 Çengelköy

Çengelköy (123RF).

Es un barrio residencial de verano ubicado en el lado asiático, a orillas del Bósforo, donde muchas de sus mansiones fueron construidas en el período otomano, de allí que podemos apreciar la característica madera oscura o pintada de colores pasteles. El lugar también tiene embarcadero propio. Llegamos en ferry. Al estar alejado del centro, casi no encontramos turistas, por lo que podemos disfrutar de un atardecer mágico, a orillas del Bósforo.

4 Barrios de Beyoglu y distrito de Tophane

A orillas del estrecho del Bósforo, y construido sobre una colina, este bohemio barrio de tiendas de diseño, galerías de arte contemporáneo y de vanguardia, bares y restaurantes con cocina tradicional y gastronomía innovadora, alberga la vida más vibrante de la ciudad. Aquí, habitantes y turistas se pasean en las calles empedradas, junto a los edificios más antiguos y bonitos de Estambul. La zona también tiene un mirador con vistas espectaculares de la Ciudad vieja, el mar de Mármara y el Bósforo.

5 Mezquita Azul

También es conocida como mezquita del Sultán Ahmed. Se trata de una de las más grandes de Estambul, y la única con seis minaretes. Sus imponentes paredes de piedra y mármol, rematadas con decenas de cúpulas decoradas con mosaicos azules, nos hacen sentir la grandeza de la fe de sus fieles, quienes acuden al llamado del rezo cinco veces al día. 

Mezquita Azul (123RF).

Miramos el reloj para evitar que se nos haga tarde, ya que la mezquita no está abierta al público durante las horas de oración. Al ingresar, nos sacamos los zapatos y, en el caso de las mujeres, también nos cubrimos el pelo. Una vez adentro, la arquitectura sigue sorprendiéndonos. El interior cuenta con una exquisita ornamentación y miles de detalles en cerámica, con colores y versos del Corán en caligrafía islámica.

Para andar seguros

Si bien Estambul fue siempre una ciudad muy segura, actualmente, debido a la seguidilla de manifestaciones violentas y de atentados que vienen ocurriendo a raíz del conflicto kurdo y de la guerra en Siria, se recomienda mantener prudencia e informarse antes de viajar sobre la evolución de los acontecimientos, a través de la Embajada. 

¿Para quiénes?

Estos sitios son ideales para quienes quieren ver lo más auténtico e histórico de Estambul combinando los lugares menos visitados con los más emblemáticos. Un recorrido breve sólo por lo más clásico incluye: Mezquita Azul, basílica de Santa Sofía, palacio de Topkapi, Mercado Egipcio (o de las especias) y el cruce del puente Galata para cenar en algún restaurante del barrio Galata.

Miradores. Existen muchos puntos desde donde podemos disfrutar increíbles vistas panorámicas.

¿Para qué?

Estambul es una ciudad que ofrece los atardeceres más románticos, con vistas de la ciudad o a orillas del Bósforo. El café Cinaralti, en el barrio asiático de Çengelköy, es un lugar espectacular para disfrutar de un café o cenar a orillas del Bósforo, mientras apreciamos el atardecer con vistas al segundo puente que une Europa con Asia.

¿Por qué?

Estambul permite estar en Europa y Asia a la vez. Una buena forma para ver las dos orillas sin tener que caminar es el paseo por la zona del Bósforo. Hay excursiones cortas, pero la mejor llega hasta el final del estrecho, desde donde vemos el Mar Negro y aprovechamos para visitar los restos de una fortaleza. Durante el recorrido, también podemos apreciar palacios y la fortaleza de Rumeli Hisar. Las excursiones salen del embarcadero de Eminönü. El trayecto dura una hora y media.

Paso a paso. Durante un día laboral, es toda una experiencia andar por las calles mientras se mezcla el bullicio de los mercados con los llamados al rezo de los almuecines (123RF).

¿Cómo?

El aéreo Córdoba–Estambul en TAM más Iberia (ida y vuelta con eDreams) cuesta 1.402 euros. La moneda usada es la lira turca (una lira equivale a cinco pesos). En Estambul, lo ideal es sacar liras en los cajeros automáticos o cambiar dinero en los bancos. Alojamientos: sugerimos Airbnb (desde 39 euros; precio por noche para dos personas en departamento privado); Hotel Tashkonak Istanbul, Tomurcuk Sk 5, Sultanahmet (44 euros, precio por noche para dos personas en base doble).

Plus

Palacio de Topkapi

Palacio de Topkapi (123RF).

Situado en el barrio de Sultanahmet, este lugar fue construido en 1459 por el sultán Mehmed II. De estilo seglar turco, es el mejor reflejo de la grandeza que alcanzó Constantinopla. Está rodeado por una muralla bizantina con vistas al Cuerno de Oro y al mar de Mármara. En su interior alberga el famoso harén y jardines con fuentes.

Grand Bazaar

Grand Bazaar.

Ideal para perdernos por sus laberínticos pasillos, donde se venden desde especias hasta joyas, alfombras y lámparas multicolores. Cuenta con más de 64 calles y cuatro mil tiendas organizadas por rubros. Las paredes y los techos en forma de bóveda están ornamentados con motivos florales y caligrafía islámica.

*Especial

 

 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.