Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

En la playa Motukiekie, las estrellas de mar son protagonistas

Hemos escuchado hablar de playas habitadas por caballos, pingüinos, perros y gatos, pero esta es la primera vez que oímos sobre una playa “invadida” por estrellas de mar. El lugar se encuentra en Nueva Zelanda. 

Por Redacción Voy de Viaje.

La playa Motukiekie, ubicada en la Isla Sur de Nueva Zelanda, es popularmente conocida con el nombre de Starfish Beach (“Playa Estrella de Mar”). Su apodo se debe a que está habitada por una gran cantidad de estos animales marinos. 

Starfish Beach tiene un paisaje impresionante, con olas altas, majestuosos acantilados, cuevas de coral y cascadas. Sin embargo, las estrellas de mar, que salen a la luz cuando baja la marea, son las que se quedan con el podio. 

Esta playa, desconocida hasta por los mismos neozelandeses, es un lugar tranquilo y relativamente virgen. Se debe ir bien preparado cuando se planee visitarla. Sobre todo, es importante saber cuál es el momento ideal del día, ya que las estrellas sólo se pueden ver cuando el agua del mar está retrocediendo. 

¿Cómo llegar? 

Usar el GPS no es nada complicado, lo difícil es lograr bajar a la playa. Al llegar al barranco, hay que estacionar el auto y dirigirse hacia el sur, donde hay un pequeño letrero que indica que ese es el camino.

Una vez abajo, hay un pequeño problema: el mar bloquea el camino. Por esa razón es importante averiguar cuándo baja la marea, ya que durante dos horas se puede transitar tranquilamente. Con una caminata de una hora se llega al otro lado del cráter, donde se ven todas las cuevas, arcos y cascadas del paisaje. Con la marea media, es posible caminar durante 20 minutos y llegar al punto de doble arco.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.