Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

“El Triángulo de Oro”

Además de Delhi, el viaje básico de un turista a la India debe contemplar el llamado “Triángulo de Oro”, que incluye también las ciudades de Agra y Jaipur.

Por Redacción LAVOZ.

Además de Delhi, el viaje básico de un turista a la India debe contemplar el llamado “Triángulo de Oro”, que incluye también las ciudades de Agra y Jaipur.

Agra no es de las más hermosas ciudades del país, pero su visita es imprescindible; además del hermoso Agra Fort, la gigante fortaleza de la ciudad construida en el siglo XI, de impresionantes arcos y salones, es donde queda el monumento más famoso del país y una de las maravillas del mundo: el Taj Mahal. 

Visitar el edificio que guarda la romántica historia de amor (y muerte) de Shan Jahan y Mumtaz Mahal, es el sueño de la mayoría de los viajeros. La sorpresa es descubrir allí que la belleza del sitio no está solamente en el gigante edificio de mármol blanco, sino también en sus jardines, su entorno y los espejos de agua.

Es obligatorio reservarse, por lo menos dos horas, para disfrutar del lugar, o más si se es aficionado a la fotografía. Para aprovechar mejor la belleza y la paz del sitio, es recomendable visitarlo al amanecer (las puertas del monumento se abren cuando sale el sol) o para la puesta del sol, cuando el color del mármol blanco cambia primero a beige y después a rosado. 

Tener un chofer confiable y un auto confortable para viajar por la región, es imprescindible. El simple viaje Delhi-Jaipur, de menos de 300 kilómetros, puede durar siete horas, por las condiciones del tráfico. Asimismo, Jaipur me pareció todavía más caótico que Delhi. La segunda ciudad más grande de India muestra su enormidad en el tránsito, demasiado complejo, y los inmigrantes que viven en las calles, pero también en todo el esplendor de colores tan típico de la provincia del Rajastán.

El Amber Fort es una de las atracciones más bellas, completas y emblemáticas del país. Construida por la realeza Rajput en la cumbre de una montaña, mira a la ciudad y al lago Maota abajo, con una impresionante cantidad de bellos palacios, halls, jardines y templos. Para llegar, es aconsejable un típico paseo en elefante. 

El hermoso City Palace, donde vivió por mucho tiempo la familia real de Jaipur, es un perfecto ejemplo de la mixtura de las arquitecturas rajastani y mogal (hoy la familia real vive en el también hermoso Moon Palace, justo al lado). Dentro del palacio también se encuentran museos, galerías de arte e interesantes exhibiciones de vestimentas reales y armas antiguas. 

Al lado del Palacio, vale la pena visitar el Jantar Mantar, el observatorio astronómico que construyó el rey Jai Singh II en el siglo XVIII, un jardín con una curiosa colección de grandes esculturas y estructuras (14 en total) para medir el tiempo, prever eclipses y rastrear estrellas. 

El Hawa Mahal (o Palacio de los Vientos), la clásica fachada de Jaipur, se construyó en 1799. Son cinco pisos formados por hileras de pequeñas ventanas y un precioso trabajo de decoración y ornamentación.

Más allá del “Triángulo”

Pero no sólo con “el Triángulo de Oro” se completa un viaje a la India. Explorar más su colorida provincia de Rajastán es un viaje sensorial que se hace con el cuerpo, la nariz, la boca y los oídos todo el tiempo. 

Mi opción fue seguir viaje hacia la hermosa Jodhpur que, aún con más de un millón de habitantes, se me reveló más calma y sin todo el frenesí turístico de Jaipur. Ubicada cerca del desierto de Thar, Jodhpur tiene una historia ecléctica, que mezcla el dominio Rajput y la invasión Mughal con los príncipes millonarios que transformaron el polo en pasión nacional.

Con la ciudad antigua, dentro de las murallas, con sus casitas pintadas de azul (de donde viene su apodo de blue city), y el imperdible mercado de la torre del reloj, con callecitas muy estrechas y llenas de gente, autos y motos, a los pies de la fortaleza Mehrangarh, Jodhpur gana el corazón de los turistas.

Las calles en pendiente de la ciudad vieja llevan a la fortaleza Mehrangarh, ubicada en la cumbre de la montaña y visible de casi todos los puntos de Jodhpur. También conocida como “Ciudadela del Sol”, es la más importante atracción turística de la ciudad, el monumento mejor preservado y que guarda historias de los Rathor, dinastía de los marajás que viven allí. Reserve por lo menos toda una mañana para visitarla (hay audioguías gratis en español).

Pero, después de la fortaleza, no hay atracción más buscada por los que visitan Jodhpur que el Sardar Market (o mercado de la torre del reloj). Contrariamente a otros mercados indios, es súper organizado y fácil de visitar, con mercaderías separadas por rubros en distintas áreas, desde las tradicionales pulseras de la ciudad hasta las especias.

Además de las barraquitas, en sus callecitas estrechas llenas de polvo, cada puerta y ventana revela artesanos que confeccionan flores, aderezos, alfombras, zapatos. En todos los casos, regatear es obligatorio.

Y es justamente allí, en el “caos” de la ciudad vieja y justo al lado del mercado, se ubica la pequeña joya de la hotelería de Jodhpur: el nuevo hotel Raas, que ocupa la antigua propiedad (haveli) de un thakur (noble rajastani), mezclada con flamantes edificios que abarcan las habitaciones del hotel, con diseño perfecto entre la tradicional arquitectura típica Rajput y toques muy contemporáneos.

El primer hotel boutique de Jodhpur tiene 39 habitaciones, de las cuales 35 tienen vista panorámica hacia la fortaleza. Dos excelentes restaurantes -Baradari y Darikhana-; el servicio, muy bueno y discreto, y el hermoso spa completan sus atractivos.

Lo que hay que saber

Cuándo Viajar. La mejor época es de noviembre hasta marzo. Abril y mayo son los meses más calurosos y de junio a septiembre suelen pasar los vientos monzones. 

Cómo llegar. La mejor manera de conocer con calma y seguridad la India es contratar los servicios privados de una empresa, que tienen costos absolutamente accesibles. Es altamente recomendable que la mujeres que viajan solas tengan la compañía de un guía. 

La operadora Banyan Tours (www.banyantours.com) hace itinerarios personalizados completos (transporte con conductor, guías, paseos y hoteles) y cuidan del turista desde la cinta de equipaje en el desembarque hasta el chequeo antes de regresar a su país. Un paquete de seis noches, por ejemplo (dos en el The Lodhi en Delhi, dos en el Raas de Jodhpur y dos en el Jawai), con transporte privado, paseos, guía y vuelos domésticos, cuesta desde U$S 1.966 por persona. Banyan Tours es propiedad hermana del Shakti Himalayas, que hace itinerarios exclusivos por pueblos remotos entre las míticas montañas. 

Alojamiento.

Delhi - The Lodhi (www.thelodhi.com); Agra - ITC Mughal (www.itchotels.in);

Jaipur - ITC Rajputana (www.itchotels.in);

Jodhpur - Raas (www.raasjodhpur.com).

Datos

Nombre oficial: República de la India.

Capital: Nueva Delhi.

Gobierno: república federal. Población: 1.147.995.898 (estimación del censo de 2008).

Superficie: 3.287.263 kilómetros cuadrados.

Idioma: hindi.

Moneda: rupia.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.