Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

El "río Celeste", uno de los secretos mejor guardados de Costa Rica

Este río tiene un color irreal. Es un cráter con agua, bosques con una flora y fauna tan diversas que hacen del Parque Nacional Volcán Tenorio un santuario natural.

Por Redacción Voy de Viaje.

El Parque Nacional Volcán Tenorio, fundado en 1995, es todo lo que busca un amante de la naturaleza: una de las vistas panorámicas más increíbles de Costa Rica, aguas termales, flora y fauna diversas y el famoso río Celeste, que cautiva por su color.

Este espacio natural debe su nombre al volcán Tenorio. Aunque actualmente no está activo, es una de las principales atracciones del lugar, ya que en su cráter principal –tiene cinco– aparece una laguna rodeada por un bosque. Además, gracias a este volcán los turistas pueden disfrutar de las aguas termales que existen en la zona.

Agua de cielo

A los pies del volcán se encuentra el deslumbrante río Celeste, cuya tonalidad contrasta con el verde de la flora local y sorprende a los visitantes.

La leyenda dice que su color se debe a que, cuando Dios terminó de pintar el cielo, lavó los pinceles en sus aguas. En realidad, el celeste se produce por una alta concentración de silicatos de aluminio, que junto con la luz solar producen ese efecto óptico.

Para llegar a este enclave es necesario caminar unos tres kilómetros desde la entrada del parque. Una vez allí, quienes quieran enfrentarse “cara a cara” con el río deberán bajar a través de un sendero empinado para llegar hasta la base. Cabe aclarar que no está permitido sumergirse en sus aguas, por lo que sólo queda disfrutar del paisaje y registrarlo en fotos.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.