Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

El encanto de Key West

A menos de 250 kilómetros de Miami, la isla más al sur de Florida merece ser visitada. Basta con caminar por sus tranquilas callecitas, disfrutar de la playa o probar un lime pie auténtico.

Por Gabriela Martín (Especial).

Llegar a Key West o Cayo Hueso (su nombre en español) es un verdadero placer para los sentidos. Su arquitectura, con un centro histórico construido entre 1820 y 1830, nos transporta a un típico pueblo del sur de Estados Unidos. El sonido del mar y el canto de los gallos, que pululan en la pequeña ciudad, acompañan a cada momento. El sabor de su típico lime pie invita a sentarse a disfrutar del paisaje y hacer un alto en el paseo por la isla más sureña de Florida. 

Opacada por las “grandes luces” de Miami, Key West es un destino poco promocionado en esta parte del planeta. A juzgar por sus virtudes, merece ser visitado e, incluso, pasar unos días en esta población que ofrece un mundo de contrastes y un ambiente multicultural.

La islita coralina se encuentra frente a Cuba. Es uno de los puntos que eligen las compañías de cruceros para realizar sus paradas diarias, pero a la cual también se puede acceder desde territorio continental a través de la autopista Overseas Highway. A través de esta carretera se recorren extensos puentes que hacen sentir que uno circula en medio del mar.

Un tren a la infancia

Cayo Hueso, nombre puesto por los españoles debido a la cantidad de osamentas encontradas en el lugar, es famoso por la práctica de los deportes acuáticos (uno de los destinos más buscados para realizar snorkel o bucear) y por sus hermosas playas. También se puede disfrutar de este destino caminando por sus pintorescas (y seguras) calles o alquilando una bicicleta.

Un imperdible es el recorrido en el Conch Tour Train, un pintoresco trencito que funciona bajo el sistema hop on/hop off . Esta modalidad de traslado recorre puntos de interés turístico en un circuito continuo, con frecuencia y paradas preestablecidas. Al adquirir su boleto, el turista puede subir y bajar del vehículo las veces que desee, dentro del plazo que dura el pasaje, según lo determinado por la empresa. Al subirse a los carritos que ofician de vagones, cada pasajero -sin importar dónde haya crecido- se permite un viaje a su infancia. 

Entre las paradas más destacadas del tren se encuentra la casa museo del escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway, Pulitzer en 1953 y Premio Nobel de Literatura en 1954. También aparece la residencia del ex presidente Harry S. Truman, conocida como Little White House (“pequeña Casa Blanca”). Para quienes prefieren hacer el recorrido sin bajarse, el paseo demora cerca de una hora y media.

La isla ofrece puntos interesantes para visitar. Si el viaje es por un día, lo recomendable es comenzar por la Duval Street, eje central de la ciudad. Esta calle es la zona comercial más importante de Key West y va desde el océano Atlántico hasta el Golfo de México. En la isla no hay grandes centros comerciales, pero sí buenas oportunidades para comprar indumentaria para surf o trajes de baño. ¿El souvenir más apropiado? Cigarros o puros cubanos.

Sabores de Florida

La “calle principal más larga del mundo” ofrece a cada paso una porción de lime pie. El postre típico de la isla está hecho con un tipo de lima agria (su sabor se asemeja al del limón) y leche condensada. Una porción cuesta alrededor de cinco dólares.

A su vez, la alta influencia cubana le da color a la pintoresca ciudad, en la que gallos y gallinas se adueñaron de las calles. Siempre la prioridad de cruce la tienen ellos. Un sitio recomendado para visitar es el barrio conocido como “el BahamaVillage”, un sector de la ciudad que, en sus orígenes, fue el hogar de los habitantes afroamericanos de la isla. Allí, se puede recorrer un mercado al aire libre o degustar algunos de los platos típicos de Key West. La sugerencia para los más conservadores son los pescados y, para los más osados, las ostras, las langostas o los cangrejos.

El camino al muelle es otra de las citas obligadas. Un paseo entre yates y veleros. En especial, si la llegada es sobre la puesta del sol, uno de los momentos más bellos que regala el punto estadounidense más cercano a La Habana.

Para quienes decidan pasar más de un día en Key West, la oferta hotelera es de primer nivel. La vida nocturna, a su vez, ofrece un sinfín de oportunidades y un extenso menú cervecero. ¿Una buena opción? Una cerveza artesanal fermentada en el lugar, acompañada con un rico queso a la parrilla. 

Por uno o por varios días, la isla merece ser recorrida y disfrutada. Visitar Key West es un viaje al pasado y un despertar de los sentidos.

TE PUEDE INTERESAR: 3 imperdibles de Miami para escaparse del frío.

La mejor época para ir

Cayo Hueso o Key West tiene un clima cálido subtropical todo el año. La mejor época para viajar es de enero a abril. Por entonces, las temperaturas máximas rondan entre los 24 y los 28 grados y las lluvias son escasas. En enero se realiza el Festival de la Comida y el Vino, uno de los atractivos turísticos de la región. De junio a noviembre aparece la temporada más activa de huracanes y la época más lluviosa y húmeda.

Más allá de la cantidad de días que una persona se quede (la mayoría de los turistas elige entre uno y tres) y la época del año en la que viaje, es recomendable llevar ropa y calzado cómodo.

De gallos y gallinas

Calles, jardines, parques y patios caseros son los lugares de tránsito de gallos y gallinas. Para los turistas que llegan a Key West, las aves le dan un toque simpático a la ciudad en la que el 25 por ciento de su población habla español. Sin embargo, para los residentes, la situación ya provocó más de un dolor de cabeza. Tal es así que estos animales son, para muchos, una verdadera plaga.

¿De dónde provienen gallos y gallinas? La historia cuenta que su presencia se debe a los miles de cubanos que llegaron a la isla en busca de un mejor futuro. Los migrantes trajeron consigo sus gallos de pelea, pero al arribar a Cayo Hueso se dieron cuenta que la riña de gallos estaba prohibida. A modo de protesta, los cubanos soltaron sus aves a las calles.

De características físicas finas y plumaje brillante, los animales deambulan en completa libertad y le aportan el detalle típico a la isla más sureña de Florida. 

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: aéreos a Miami, desde Córdoba, 800 dólares promedio. Desde Miami, se ofrecen excursiones por un día, el recorrido hasta llegar a la isla del sur se realiza a través de 34 islas y 42 puentes, conocidos como los Cayos de Florida. El tour lleva todo un día y su precio arranca en los 55 dólares. También se puede acceder en auto de alquiler (desde 40 dólares por día). En este caso, debe tenerse en cuenta el pago del peaje. El tiempo de viaje es de cuatro horas.

CÓMO MOVERSE: el alquiler de una bicicleta tiene un costo aproximado de 10 dólares la hora (hay promociones por día completo).

ALOJAMIENTO: la oferta es muy variada. Un hostel tiene un costo promedio de 40 dólares por persona; un hotel, desde 140 dólares la habitación doble.

GASTRONOMÍA: por una comida tradicional (sin ostras ni langostas) se paga, en promedio, 20 dólares. Una porción de Key lime pie sale cerca de cinco dólares. 

MÁS DATOS: www.visitflorida.com

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.