Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

El billete de cero euros que lanzó Alemania

Insólito pero real: está impreso en papel moneda y cuenta con los mismos elementos de seguridad que cualquier otro ejemplar. ¿Para qué sirve?

Por Redacción Voy de Viaje.

En los últimos días se volvió viral, a través de las redes sociales, el billete de cero euros que se lanzó en Alemania. Y es que, más allá de su diseño, llama la atención el valor que lleva impreso: dos grandes ceros adornan las esquinas de los ejemplares.

Emitidos con permiso del Banco Central Europeo (BCE), no tienen ningún poder adquisitivo, por lo tanto carecen de valor real en el mercado. Entonces, ¿qué función tienen? Se trata de una serie de la moneda europea pensada y diseñada exclusivamente para los turistas y los coleccionistas.

Así, los interesados en adquirirlo sólo deben visitar el estado alemán de Schleswig-Holstein, que se localiza al norte del país, y pagar 2,50 euros.

El diseño

En una de las caras del billete aparece el buque alemán Gorch Fock II, un navío que se encuentra en la ciudad de Kiel y que ya se había registrado entre 1961 y 1990 en los billetes de 10 marcos alemanes. En el reverso se puede apreciar un collage con algunos de los principales monumentos europeos: el Coliseo romano, la Torre Eiffel en París, la Puerta de Brandemburgo en Berlín y la Sagrada Familia en Barcelona.

Sin duda, lo más llamativo es que se trata de un billete real, impreso en papel moneda y con todos los elementos de seguridad que tiene cualquier otro ejemplar.

Si bien en un principio se imprimieron sólo 5.000, la gran demanda registrada provocó que se agotaran en poco tiempo, por lo que en los próximos días se llevará a cabo una segunda edición de este curioso objeto de colección.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.