Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En avión

Dubai nunca decepciona

Todos los sentimientos que genera conocer, por primera vez, uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos. Con tanto para ofrecer, es un destino que debe estar en la lista de viajes. 

Por Flavia Soltys (Especial).

A Dubái llegué de noche, y esa vista desde el aire de tanta perfección iluminada de calles y edificios ya me enamoró. Al instante desemboqué en un aeropuerto increíble, que parece un shopping a puro lujo, y me enamoré un poco más. Para culminar la entrada triunfal, el trayecto hasta cualquier hotel atravesando autopistas, edificios, centros comerciales y mezquitas con luces por todos lados terminó de enamorarme del todo.

Al principio es una ciudad que te abruma porque no sabés por dónde empezar a recorrerla. La clave está en conocer de antemano qué vas a visitar en los días que te quedas, ya que por lo general es un lugar de paso hacia algún otro destino.

Todo lo que leas y veas de ella seguro es cierto. Que las calles están llenas de autos de lujo, es cierto. Que tiene el shopping más grande del mundo, es cierto. Que existe una pista de esquí dentro de un shopping donde cae nieve, cual Bariloche en plena temporada de invierno, es cierto. Que allí está el edificio más alto del mundo, es cierto. Que es caro, es cierto.

Dubái también tiene su parte antigua donde se conservan las costumbres, los orígenes de esta ciudad que actualmente está poblada en un 80 por ciento por inmigrantes y donde el lujo es dejado de lado por un rato. Ahí se encuentran el zoco del oro, de las especias, de los perfumes, un museo y tiendas de souvenirs donde se puede regatear y obtener presentes por pocos Dírhams. Ahí habita la otra cara de la ciudad, la que con su esfuerzo hace que ladrillo a ladrillo se alcancen los récords que tanto ostentan.

Siempre está creciendo, las grúas son una constante en el paisaje y los diseños más locos que se te puedan ocurrir allí los encontrarás. También es una ciudad donde no vas a encontrar un perro suelto en la calle, un policía persiguiendo a alguien o un papel tirado en el suelo.

Este relato no alcanza para describirla como se merece. El consejo sería que, si pueden, en algún momento se den una vuelta por allí y disfruten de esta urbe que cada día se reinventa para atraer a más y más turistas. Visitantes a los que seguramente dejará con la boca abierta, como a mí.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.