Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

¿Dónde queda el hotel más antiguo del mundo?

Tiene 1.313 años de historia y pasó por 52 generaciones. Es reconocido por sus aguas termales.

Por Redacción Voy de Viaje.

Cuando Fujiwara Mahito abrió las puertas de su hotel Nishiyama Onsen Keiunkan en el año 705, en la prefectura Yamanashi (Japón), nunca se imaginó que pasaría de generación en generación hasta cumplir 1.313 años.

El dato más sorprendente es que fue la misma familia la que se encargó de mantenerlo vivo, por lo que ya estuvo en manos de 52 generaciones diferentes. No en vano ostenta el título del récord Guinness como el hotel más antiguo del planeta.

Este establecimiento familiar, que se localiza en las extensas tierras salvajes de Japón, es famoso por sus aguas termales y sus seis baños, alimentados por cuatro muelles separados. Posee 35 habitaciones que han recibido a todo tipo de huéspedes; desde reconocidos políticos a samuráis, pasando por comandantes militares. Estos últimos, según cuenta la historia, lo visitaban frecuentemente en épocas de guerra debido a que sus aguas ayudaban a recuperar los músculos adoloridos.

Actualmente, Nishiyama Onsen Keiunkan es muy popular entre los viajeros que buscan relajarse en aguas termales y experimentar, al mismo tiempo, la cultura tradicional de Japón. Y es que, si bien la última remodelación fue en 1997, el hotel casi no ha modificado su estilo tradicional, que se plasma, entre otros aspectos, en sus pisos de tatami (esteras tradicionales).

Al llegar, a los huéspedes se les brindan túnicas típicas para vestirse, pero antes de ingresar deben quitarse los zapatos y dejarlos en la entrada. Lo mejor, además de la comida que ofrece y de su ambiente relajado, es que en ningún sector hay wifi, una forma ideal de desconectarse del resto del mundo.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.