Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

De Recife a Maceió en auto: todo lo que tenés que saber

Dos grandes ciudades y algunas de las playas más lindas del Nordeste de Brasil en una ruta de casi 260 kilómetros. Cómo aprovechar el viaje y cuáles son las paradas imperdibles.

Por Florencia Vigilante (Especial).

Un mar en el que flotar, una siesta a la sombra, arena en los libros y una Skoll en la mano. No hace falta mucho más para que las vacaciones sean vacaciones. Y la costa brasilera ofrece de norte a sur infinitos puntos en los que esas escenas pueden recrearse.

Uno de los más atractivos, por motivos que incluyen desde piscinas naturales y casas de colores hasta camarones en todas sus variedades, es el Nordeste de Brasil. Desde Córdoba hay vuelos a Recife y a Maceió, y para los más aventureros es un buen plan hacer ese tramo en auto.

Alquilar un vehículo da mucha libertad a la hora de moverse (lo que equivale a decir que se puede pasar cada día en una playa o un pueblo diferente). La recomendación es hacer el circuito, que tiene en total casi 260 kilómetros y atraviesa dos estados (Pernambuco y Alagoas), en 10 o 15 días, y dedicarle la mayor cantidad de tiempo posible a Porto de Galinhas y a Maragogi.

Ciudad colonial

Si se quiere hacer el recorrido de norte a sur, el punto de partida es Recife, capital de Pernambuco. La ciudad, de un millón y medio de habitantes, es conocida como “la Venecia brasilera” por sus puentes. Y si bien cuenta con playas, la advertencia sobre la presencia de tiburones hace que el chapuzón no sea muy alentador.

Por eso, si el motor del viaje es sobre todo la vida de mar, se le puede dedicar sólo dos días a Recife: uno para hacer un paseo breve por la Plaza del Marco Cero y la Casa de la Cultura o irse de shopping, y otro para recorrer Olinda, la ciudad colonial que espera a unos 15 kilómetros.

Olinda tiene huellas portuguesas y holandesas, más de 20 iglesias, fachadas de colores, calles irregulares y galerías con artesanías. Además, muchas de las casas fueron remodeladas y hoy guardan atelieres, restaurantes y museos. El centro, Patrimonio de la Unesco, obliga a caminar despacio para captar los detalles presentes en el arte callejero y en las paredes cubiertas por telas con flores.

Un imán para los argentinos

La siguiente parada, también en Pernambuco, es Porto de Galinhas, uno de los balnearios más aclamados por los argentinos. Es un destino completo, con buena infraestructura hotelera y gastronómica, un centro pintoresco para pasear a la tardecita y playas perfectas para descansar. Tres días es el tiempo mínimo que se necesita para entrar en ese ritmo aquietado al que invita el mar.

Dos playas recomendadas son Muro Alto y Borete. La primera es más turística y la barrera de coral que se ve a unos kilómetros de la costa le da al mar todas las cualidades de una pileta. La segunda tiene olitas y convoca a menos gente durante el día, pero a la tarde es punto de encuentro de surfers. Lo dice un cartel de colores sobre la arena: “La vida de playa es la mejor vida”.

Otro clásico de este destino son las excursiones en buggy, aunque el viajero tendrá que decidir si vale la pena hacerlas cuando dispone de auto.

El centro de Porto de Galinhas, por su parte, tiene locales comerciales, galerías, bares, restaurantes y escenas que se repiten todos los días con gente que canta descalza en la calle, hombres que bailan forró con muñecas y turistas que se sacan fotos con todo lo que ven.

 

Aguas cristalinas y hamacas paraguayas

De Porto de Galinhas a Maragogi hay aproximadamente 88 kilómetros. Las rutas de todo el recorrido están en buen estado, pero se nota una inversión vial mayor en Pernambuco que en Alagoas (estado al que pertenecen Maragogi y Maceió).

A nivel turístico, Maragogi está menos desarrollado que Porto de Galinhas, pero las playas de sus alrededores se acercan más al paraíso. El centro es humilde y todos los negocios orientados a los viajeros se concentran en la calle que corre paralela al mar. Allí están los restaurantes, los locales con artesanías y las agencias que venden excursiones.

Vale la pena comprar la que va hasta las Galés, piscinas naturales que se forman entre corales en el medio del mar. El paseo se hace en catamarán o en lancha y conviene alquilar equipo de esnórquel para mirar los peces, cangrejos, erizos y caracoles que se refugian allí. El dato: hay que consultar la tabla de las mareas porque algunos días al mes no se organizan salidas.

Tres playas para agendar en Maragogi son Antunes, de aguas bajas y cristalinas y hamacas paraguayas en el mar; Barra Grande, con kilómetros de arena fina y agua turquesa; y Japaratinga, vigilada por palmeras y casi sin gente. En cuatro días se puede conocer lo principal.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

 a las 8:27 PDT

Última parada

El viaje se cierra en Maceió, la capital de Alagoas, a la que se le puede dedicar un día. ¿Por qué? Porque si bien tiene playas alucinantes en los alrededores (como Praia do Gunga o Praia do Frances), a un circuito que ya probó el mar de Porto de Galinhas y de Maragogi le hace más falta una dosis de ciudad que arena.

Por eso, vale caminar por la orla (la moderna costanera), ver las artesanías del mercado y entregarse a la gastronomía de mar antes de tomar el avión de vuelta a casa.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: Córdoba-Recife (una escala) y Maceió-Córdoba (una escala) vía Latam: desde 37.000 pesos por persona saliendo en diciembre y desde 28.800 saliendo en marzo 2020.

EL AUTO: en Movida (movida.com.ar) se consiguen vehículos desde 1.500 pesos por día aproximadamente, con protección básica. Se puede retirar en el aeropuerto de Recife y devolver en el de Maceió.

CUÁNDO IR: si bien se puede disfrutar del Nordeste brasilero todo el año, de abril a agosto se extiende la temporada de lluvias, y durante esos meses el mar está más revuelto que en verano. Por eso, el momento más recomendado para planificar el viaje es entre octubre y enero.

MÁS DATOS: visitbrasil.com/es.

Distancias

-Recife-Olinda: 15,4 kilómetros.

-Recife-Porto de Galinhas: 62,6 kilómetros.

-Porto de Galinhas-Maragogi: 87,6 kilómetros.

-Maragogi-Maceió: 128,5 kilómetros.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.