Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

De isla en isla: una semana en las Antillas

Un recorrido en crucero por los encantos caribeños de Santo Domingo y La Romana (República Dominicana), Philipsburg (Sint Maarten), Antigua (Antigua y Barbuda), Santa Lucía y Barbados.

Por Juan Federico.

Carolina trata de dejar atrás los miedos que la acompañan desde Chile y salta al mar turquesa. El agua y ella no son grandes amigos, pero en este momento sabe que está frente a una oportunidad única.

A esa altura, Natalia, de Brasil, y Daniela, de Uruguay, ya están sumergidas con el snorkel en medio de un coral tatuado de peces multicolores. Natalia sabe que las fotos debajo del agua cotizarán en grande en su Instagram.

Unos metros más adelante, Celso explica que en su ciudad, Sao Pablo, no hay una salida directa al mar. Y agrega que, por más playas que su país exhiba, pocos lugares del mundo se pueden comparar con este.

Ricardo y Juan David, colombianos ellos, se miran y sin decir nada aceptan que el mar en el que acaban de sumergirse pone en jaque la supremacía natural de sus tierras, de las que tanto han alardeado hasta ahora.

Más en silencio, Nuria, de España, y Alejandra, de Buenos Aires, sólo se dedican a disfrutan del momento.

Junto a ellas, Anita, también española, sonríe ensanchando la boca todo lo que más puede. Porque allí, en ese instante, es imposible no respirar felicidad.

Ninguno de ellos hace caso a los gritos del hombre de rastas y barba que ya no sabe en qué idioma explicarle a este cronista que se anime a tomar a la pobre raya, que a esta altura ya se ha dado cuenta de que el visitante no le dará de comer.

Difícil será explicarles en cordobés, tanto al hombre de barba y rastas como a la raya, la enorme impresión que el bicho de mar acaba de provocar.

Estamos en pleno Caribe, a unos 10 minutos en lancha de una playa de Antigua. Una isla donde el tiempo también descansa.

Saint John’s se llama esta población de 90 mil personas y ¡365 playas!, que combina encantos naturales que no sólo ofrecen nadar con rayas enormes y peces multicolores, sino también una estructura autóctona e histórica de una riqueza notable.

Antigua es uno de los seis puertos a los que llega el Zenith, un crucero en el que sobra el confort y la diversión de la firma española Pullmantur.

El barco –que tiene capacidad para casi dos mil pasajeros y más de 550 tripulantes– zarpa de Santo Domingo, en República Dominicana, para iniciar una semana en la que se podrán conocer las pretenciosas playas de La Romana (también en República Dominicana), la exclusiva isla Philipsburg (en Sint Maarten), los encantos de Antigua (en Antigua y Barbuda), el verde húmedo de Santa Lucía y la imponencia de Barbados. Una travesía por los encantos del Caribe.

Seis destinos que, según cuenta Ana –la española de sonrisa ancha que nos guió durante toda la travesía–, han sido elegidos de manera cuidadosa con una sola idea: que el visitante pueda contemplar durante esos siete días una serie de lugares tan bonitos como distintos entre sí.

“Para nosotros no hay sábado, domingo o lunes, sino que cada día es único: La Romana, Santo Domingo, Barbados...”, es el lema con el que el Zenith inicia la aventura.

Para cada puerto existe un plan de 30 actividades diferentes, de entre 30 y 200 dólares.

Así, además de contemplar un mar que siempre invita a dejarse flotar, es posible conocer las playas de formato paradisíaco de las islas Saona y Catalina, a las que sólo se accede por agua desde La Romana.

En Saint Martin-Sint Maarten, no todo se reduce al conocido rincón para tomar sol, bañarse y ver desde demasiado cerca la panza de un avión, sino que también se puede descubrir un centro de estilo europeo y una variada oferta de 37 playas –una especial para nudistas–, en esta isla dividida en dos países, Francia y Holanda, pero que en la práctica funciona como un sólo vecindario de 70 mil habitantes. Uno de estos vecinos ocasionales es Donald Trump.

Hoy, cuesta creer que hace sólo 22 años el huracán Luis la envolvió como un bollo de papel durante 24 horas, sin piedad. Ahora nada hace recordar a aquel terremoto de viento.

Santa Lucía ofrece todo el contraste con Saint Martin-Sint Maarten. Tierra de dos premios Nobel de Literatura, esta humilde isla en la que abundan la humedad y el oro verde (las bananas), se enorgullece de sus montañas ícono, las Pitons, que en sus entrañas esconden un volcán siempre latente.

Sus playas de agua salada y sus 80 ríos dulces le otorgan una riqueza natural que asombra. Una isla que es una selva tropical.

Barbados es, casi al final del recorrido, todo lo imponente que se pueda pretender en esa parte del mundo.

En esta colonia inglesa bañada por el Caribe y el Atlántico, sus 290 mil habitantes a veces sueñan que se encuentran en una Londres a baja escala. No sólo se puede nadar con tortugas o dejarse flotar en el mar turquesa, sino que entre estas tierras, al igual que en las islas anteriores, también se esconde una historia de conquistadores, piratas y esclavos.

Ron y cacao son dos de los sabores que inundan estas playas a lo largo de toda una semana.

Ya cuando el barco regresa, Santo Domingo aguarda con otro baño seco: el de la historia del encuentro de dos continentes, con todos sus matices y contradicciones.

Antes, durante la navegación, en el crucero Zenith todo parece de fantasía. En medio de la abundancia de platos buffet para el almuerzo y tipo gourmet para la cena, entre jugos y tragos, asoma un teatro que cada noche ofrece un espectáculo distinto con 45 actores/bailarines.

Arriba, dos piletas, un bar, cuatro jacuzzis, un gimnasio, el spa, los saunas y el solárium son el escenario para que el relax y la diversión terminen por encontrarse.

Dos pisos más abajo, el casino, la discoteca, más bares, una biblioteca y una sala de juegos, además de sectores especiales para chicos y adolescentes, nos recuerdan que en el crucero la vida empieza y termina en una semana en la que los días sólo tienen nombre de playa. 

¿Por cuánto?

Pullmantur Cruceros ofrece distintos itinerarios por el Caribe, como Antillas y Caribe Sur, con salidas de mayo a octubre y luego de octubre a mayo 2018; Islas del Caribe y Sint Maarten, con salidas de octubre a marzo 2018; Islas del Caribe y Barbados, con salidas de octubre a abril 2018; y Caribe legendario, con salidas de octubre a mayo 2018. Los precios varían según el recorrido y el puerto de embarque y oscilan entre los 349 y los 459 dólares, más 250 dólares de tasas y 95 de propinas (estos dos últimos son fijos). Más información en pullmantur.travel.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.