Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Cuenca Valle Interandino: un lugar para volver

Tercera ciudad en importancia de Ecuador, Cuenca no tarda en “marcar a fuego” a quienes la visitan. Geografía, historia y calidad de vida sedujeron a jubilados estadounidenses, canadienses y europeos, que la eligieron como lugar de residencia.

Por María Navajas (Especial).

La tenue llovizna acompaña la caminata y apura los pasos por el Centro Histórico de la ecuatoriana Cuenca, ciudad ubicada a 2.535 metros sobre el nivel del mar. Llegamos a la intersección de las calles Sucre y Padre Aguirre. Allí, desde 1730, se encuentra la iglesia del Carmen de la Asunción precedida por la Plaza de las Flores, binomio que representa una de las más valiosas muestras de la arquitectura religiosa colonial de la ciudad.

El último día de julio terminan los festejos por las patronales de la Virgen del Carmen y el templo es una fiesta para los numerosos feligreses que llegan a rogar, agradecer y dar fe en ese conmovedor retablo colonial, que completa la historia colonial en un púlpito de madera y pan de oro; el órgano tubular del siglo 19, y pinturas murales en el cielo raso.

Afuera, las cholas atienden los puestos de venta de flores en un variopinto paisaje de colores y aromas, que habla del clima propicio para la producción regional floral, sobre todo rosas, que exportan a todo el mundo.

Promedia la mañana y quedan muchos testimonios históricos por visitar en ese Centro Histórico, que en 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Abarca 200 hectáreas en el perímetro de las calles Bolívar, Estévez de Toral, Lamar, Malo, Sangurima, Hermano Miguel, Gran Colombia, Huayna, Cápac, Sucre, Vega y bajada de Todos Santos, comúnmente llamada Calle Larga.

En la actualidad, hay más de 50 edificaciones patrimoniales importantes, entre iglesias y casonas, al margen del tesoro arqueológico que sobrevive dentro del ejido urbano y en la periferia de Cuenca.

Calles adoquinadas. Avanzamos por las impecables calles adoquinadas del típico trazado español en damero y Felipe Cardozo, el sólido guía local cuenta que “Cuenca tiene fisonomía colonial pero la mayoría de los edificios, salvo la Catedral Vieja y los monasterios de las Conceptas y de la Asunción, son de estilo republicano, con la inclusión a partir de comienzos del siglo 20 de otros estilos, lo que arroja un resultado un tanto ecléctico”.

La catedral Vieja o iglesia de El Sagrario, principal lugar de culto de los españoles en tiempos de la colonia, sigue en el derrotero. Comenzada a construir en 1557, la nave central es acompañada por capillas laterales que pertenecieron a las familias más acomodadas. También hay criptas que albergaron restos de dignatarios de la jerarquía eclesial y miembros de los estratos sociales más altos.

Al frente, en 1885, se comenzó a levantar la Catedral de la Inmaculada Concepción o la Nueva. Ambas catedrales (la Vieja y la Nueva) coexistieron como tales hasta hace seis años, cuando la Catedral Vieja fue restaurada y se le dio destino de Museo de Arte Religioso.

Hoy, la Nueva es el más importante templo católico cuencano, con estilo románico y detalles góticos. Destacan los vitrales, creados por el artista vasco Guillermo Larrazábal, y un gran baldaquín barroco muy similar a los de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Tanto es el parecido que en 1985, el Papa Juan Pablo II, al visitar Cuenca, señaló con sorpresa esa semejanza.

Las Conceptas. Arribamos a la iglesia de las Conceptas, hoy Museo de Arte Religioso, cuyo nombre obedece a las religiosas del convento de la Inmaculada Concepción que data de principios del siglo XVIII.

El Museo de las Conceptas está instalado en lo que fue la enfermería del claustro y las distintas salas develan la vida cotidiana de las religiosas en tiempos coloniales y exponen colecciones de arte religioso y objetos de época.

El tentador aroma a comida gana las calles y embriaga el mediodía. Hacia allá vamos, a degustar las mentadas especialidades cuencanas.

Para comenzar un canelazo (aguardiente caliente, canela y azúcar) de aperitivo y llegan la sopa de quinua, los tamales, carnes secas con mote pillo (maíz cocido con cebolla, queso y huevo); una buena cerveza de factura nacional, y para terminar una infusión de hierbaluisa que facilita la digestión.

Con nuevas energías nos dirigimos a la plaza central Parque Abdón Calderón, rodeada por las catedrales Vieja y Nueva; la Municipalidad; la Gobernación; el Palacio de Justicia, y la Fundación Turismo para Cuenca. Salvo las iglesias, todos esos edificios están protegidos por recovas (portales) que le imprimen una secular y rancia estirpe.

En el corazón de la plaza luce la escultura de Abdón Calderón, patriota cuencano, rodeada de araucarias chilenas bien adaptadas al clima.

La próxima escala es la iglesia y plaza San Sebastián, en la intersección de las calles Bolívar y Coronel Talbot, a cuyo frente, vendedoras de empanadas “de viento”, tal el nombre (fritas y rellenas de queso fresco), ponen la nota de color. De raigambre colonial, la iglesia tiene en la vereda frontal una cruz (hay varias en Cuenca) que representa los “humilladeros”, donde los reos oraban en señal de arrepentimiento. Al costado está la plaza del mismo nombre, donde una escultura recuerda a Miguel Moreno, quien fomentó la cultura musical en Cuenca.

Sobre el lado sur, el Museo de Arte Moderno ocupa el edificio de la que fue Casa de la Temperancia en el siglo XVII. Ese solar estaba destinado a la reclusión de alcohólicos de clases altas, para su recuperación. También fue prisión de hombres, asilo de indigentes y hogar de madres solteras. Desde 1981 es museo y las viejas celdas albergan exposiciones temporales.

Para finalizar la jornada visitamos el templo y convento Todos Santos, levantado en un antiguo lugar de culto aborigen. Allí las monjas oblatas se dedicaron a la educación y a difundir técnicas de elaboración del pan casero en horno de leña.

Hace un par de años que se viene restaurando la iglesia y el convento. Elizabeth Ochoa, la superiora, comanda la reconversión del antiguo comedor de la orden en cafetería y restaurante, en un delicioso rescate de la gastronomía andina.

Lo que hay que saber

Aéreo. LAN tiene un vuelo diario desde Córdoba a Guayaquil con escala en Lima. Tarifa en Economy desde U$S 748.33 (en business, desde U$S 2.160,88. Ventas & Consultas LAN, teléfono 0810-9999-526 www.lan.com

Alojamiento. Hotel Oro Verde (avenida Ordóñez Lazo s/n Cuenca). Habitación doble con desayuno por persona U$S 130. Informes: www.oroverdehotels.com/cuenca/

En Ingapirca. Posada: habitación single U$S 49; doble, U$S 77 y triple U$S 106.

Gastronomía. Restaurante Tiestos (chef Juan Carlos Solano): pollo picante para cuatro personas U$S 39,90; lomo al champiñón para cuatro U$S 49, jarra de jugos U$S 8.

Restaurante Villarosa almuerzo (aperitivo, entrada, plato principal, postre y bebidas), U$S 18 por persona.

Convento Todos Santos: desayuno tradicional por persona desde U$S 4; almuerzo o cena, U$S 9 a 12, por plato.

Restaurante Ingapirca, menú tradicional U$S 11,50.

Escalada al Cojitambo, transporte desde Cuenca, almuerzo (box lunch) para cuatro personas U$S 50 por persona.

Museos. Entrada desde U$S 1 a U$S 2,50 por persona.

Sombreros Panamá en fábrica, U$S 67 (los de fina fibra) hay otros más económicos pero de no tanta calidad; carteras U$S desde 90.

Spa Piedra de Agua: baños turcos, lodoterapia; termas; baños de cajón, masajes y copa de vino, por persona U$S 60.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.