Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Coronavirus: cómo es vivir el aislamiento en Barcelona

La capital catalana, luego de Madrid, es la segunda ciudad española con más casos diagnosticados de Covid-19. El periodista mendocino Leo Gerzon reside allí desde hace dos años y cuenta en primera persona cómo vive el proceso de confinamiento en uno de los principales centros turísticos del mundo. 

Por Christian Quinteros (Especial).

#yomequedoencasa. Te recomendamos no salir de tu casa. Hoy, la mejor decisión que podés tomar es la de no viajar. 

En su departamento ubicado en el Ensanche, uno de los barrios de la ciudad de Barcelona, Leo Gerzon transcurre sus días de aislamiento como cada español que debió recluirse en su hogar ante la pandemia del coronavirus. Tras 50 días de cuarenta obligatoria, actualmente rige en España un proceso de desescalada dividido en cuatro fases, tendiente a restablecer la actividad en forma gradual.

Cautela: la situación de varios países que ya abrieron sus fronteras

“Vivo a muy pocas cuadras de la basílica Sagrada Familia, una de las zonas con mayor circulación de turistas que, de un día para el otro, quedó sin peatones locales ni extranjeros”, cuenta el periodista especializado en viajes. “Ver a esta ciudad desolada crea una postal diferente, pero al mismo tiempo me sorprendió descubrir los cambios en el paisaje, en el aire. Me pasó, después de un día de lluvia, que entraba por la ventana un profundo olor a naturaleza, a verde, algo muy raro en grandes sitios urbanos. Con el confinamiento, la contaminación disminuyó casi un 75 por ciento”, cuenta.

La contaminación en Barcelona disminuyó un 75 por ciento, dejando ver una ciudad diferente. (Leo Gerzon)

El coronavirus transformó al mundo. Por donde antes transitaban millones de personas diariamente, en pocas semanas todo se convirtió en calles fantasmas. Puertas adentro, la vida quedó encerrada en un centro de reclusión. Pocos salen, casi todos se guardan para salvarse. En cualquier ciudad del planeta la situación es más o menos la misma.

En Barcelona, cabecera de Cataluña, la segunda comunidad española que registra más casos de contagio con Covid-19, las cosas también cambiaron.

En primera persona

-¿Cómo fueron tus días en plena cuarentena?

-Siempre me levanto temprano, y durante la cuarentena obligatoria armé un calendario de rutina siguiendo los consejos que leí de unos astronautas de la Nasa, para saber cómo pasarla mejor en situación de encierro. Entre los tips que recomiendan, uno es la gestión del tiempo, respetar los horarios de las actividades.

El departamento tiene un ventanal grande en el comedor que da a la calle, y desde allí puedo ver las diferentes actividades que realizan los vecinos de los edificios de enfrente en sus balcones, casi como un ritual diario. Está quien sale a fumar, quien se sienta a ver su celular, quien trabaja en su computadora, o quien sale a regar sus plantas. Suelo ver a una familia con una hija pequeña que a veces sale disfrazada de hada, y con un cartel con los colores del arco iris que dice “tot anirà bé”, todo irá bien en idioma catalán.

Tickets sin usar: las opciones que ofrecen las aerolíneas 

Si bien ahora estamos en una etapa de desescalada, mi rutina casi no ha cambiado. Realizo sesiones on line de Mindfulness, otras veces de yoga, trabajo en la corrección de un libro. Durante el confinamiento subía todos los días a la terraza para tomar un poco de sol y hacer actividad física. Como el edificio es bien alto, desde la terraza tengo una vista casi completa de la ciudad, y con cielo limpio puedo ver la Sagrada Familia, la torre Agbar, el mar, el hotel W en forma de vela de barco, el cerro y el castillo de Montjuic y la sierra del Collserola donde está el cerro Tibidabo con su iglesia y parque en la cima. En otras terrazas vecinas también veía gente haciendo lo mismo.

En muchas ciudades del mundo, las terrazas y los balcones son los espacios destinados para airearse mientras se espera, desde el encierro, caminar nuevamente por las calles cotidianas.

Así luce hoy La Barceloneta, elegido por muchos para realizar actividades deportivas en los horarios permitidos. (Leo Gerzon)

-¿Qué sentiste cuando se conocieron los primeros casos de coronavirus?

-Al principio aquí se manejó la situación con cierto escepticismo, subestimando lo que estaba pasando en otros lados. Lo raro fue que en España no se tomaron las medidas necesarias con tiempo, a pesar de tener muy cerca la realidad que se vivía en Italia. Las autoridades pensaron que el virus no iba a afectar al país. De pronto, el número de casos empezó a crecer abruptamente. Fue entonces cuando decidí aislarme por mi cuenta el viernes 13 de marzo, y al día siguiente el presidente español decretó la cuarentena obligatoria.

Las calles se vieron de golpe sin gente y aquellos que salían lo hacían con barbijos. Los primeros días de la cuarentena la situación en los supermercados fue algo caótica, ibas temprano a comprar y en las góndolas ya no había casi nada de mercaderías.

El segundo día de confinamiento se hizo una convocatoria a través de las redes sociales para que todos los ciudadanos saliéramos a los balcones a las 20 para aplaudir al personal sanitario, algo que se repite desde entonces. Algunos salen a su balcón a cantar, otros a bailar. Es el momento emotivo del día.

El día después

-¿Cómo viste la ciudad el primer día que saliste en esta etapa de desescalada?

-Fue muy lindo, y me di cuenta que hasta ese momento no era consciente de la necesidad de salir, volver a ver gente, caminar por las calles de Barcelona que son preciosas, una sensación de libertad muy grata. Y aunque nada vaya a ser como antes, te da la esperanza que poco a poco todo vuelve a la normalidad. Los ciudadanos locales ahora son los primeros turistas que vuelven a sacarse fotos en la Sagrada Familia, a caminar por La Barceloneta.

Te puede interesar: 10 curiosidades sobre la Sagrada Familia 

En esta fase 0 de la desescalada se puede hacer deportes en forma individual al aire libre, de 6 a 9 o de 20 a 23, manteniendo el distanciamiento de más de un metro. Esto hizo cambiar mucho la ciudad, y si bien aún no permiten el ingreso a la playa, se puede recorrer la costanera con los hermosos atardeceres de la primavera mirando el Mediterráneo.

Leo Gerzon

Leonardo Gerzon es periodista. Nació en Mendoza y hace dos años vive en Barcelona. (Leo Gerzon)

Nació en Mendoza. Comunicador social. Se desempeñó como periodista en diversos medios de su provincia y como comunicador institucional en el área pública. Vive en Barcelona desde febrero de 2018, donde llegó para realizar un máster en periodismo de viajes en la Universidad Autónoma. Ese mismo año, Leo viajó a Rusia para el Campeonato Mundial de Fútbol y esa experiencia le sirvió para escribir su libro “Viaje mundial. Dos pasiones. Once historias”, en el que reúne relatos y experiencias de viajeros de todo el mundo. En 2019 publicó, junto con otros colegas, “Moldavia. Billetes de ida y vuelta”, un libro guía de viajes de Moldavia a través de los paisajes y monumentos que aparecen en los billetes de lei, la moneda de ese país. Publica en su blog Viernes de viaje. Hace un año y medio ingresó como voluntario (fotógrafo) a la Cruz Roja Internacional.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.