Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En avión

El cordobés que vive en las nubes

En el día del tripulante de cabina, que se celebra todos los 31 de mayo, hablamos con Mario Sorrentino, un carlospacense que pasa cerca de 80 horas por mes volando para American Airlines. 

Por Alejandra Boldo.

Los paseos desde Villa Carlos Paz hasta el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella, en la ciudad de Córdoba, eran una salida casi obligada para los papás de Mario Sorrentino. Si bien ir hasta la aeroestación para observar (siempre desde el alambrado) el despegue y aterrizaje de los aviones es una de las principales atracciones por estos lados, para el carlospacense siempre fue mucho más que eso. 

Siempre supo que quería volar. Y visitar desde pequeño a los pájaros de acero, probablemente haya reforzado esa idea. De hecho, hace 24 años, Mario Sorrentino (48) comenzó a volar para American Airlines como tripulante de vuelo, y al poco tiempo ascendió a jefe de cabina, cargo que desempeña hasta la actualidad.

“Si tuviera que elegir otra profesión, sin dudarlo elegiría volar. Siempre supe que esto era mi pasión. Por suerte mis padres, con todos los viajes a Córdoba, entendieron eso y fueron los que me apoyaron y me dieron las herramientas para poder lograrlo”, cuenta Mario a Voy de Viaje sobre sus comienzos en los aires.

American Airlines es la primera y única compañía a la cual el tripulante se sumó, en el año 1995. Realizó su entrenamiento en Dalas, donde se encuentra el centro de capacitación de la compañía aérea. Allí regresa cada año para efectuar un entrenamiento de emergencia y servicio para mantener su calificación y licencia para volar.

Cambio de vida: los cincuentones que dejaron todo para viajar 

Los auxiliares de vuelo son una parte vital a la hora de volar. Más allá de atender el servicio y comodidad de los pasajeros, su rol más importante es garantizar la seguridad a bordo.

A Mario lo que más le gusta de su trabajo, es la posibilidad de viajar y conocer lugares que desde chico se imaginó. “Pude volar a lugares que en un mapa parecían lejos, pero que con el avión, esas distancias se tradujeron en horas. Elegiría una y mil veces volar”, dice.

Pero también confiesa que es un trabajo como cualquier otro, que tiene sus cosas lindas y algunas no tanto. “Para nosotros no hay cumpleaños, reuniones, fiestas, fines de semana. Pasamos del invierno al verano en cuestión de horas, cosas que son difíciles pero no imposible”, relata.

Sin embargo, insiste en que lo más lindo de esta profesión es que volando se conoce y hace una familia. “Pasamos muchas horas en el aire juntos, donde siempre hay una oreja que te escucha y un abrazo que te contiene. A veces paso alrededor de 80 horas volando por mes. Así somos, y si tengo que elegir de nuevo una profesión, obviamente llegaría a la misma, a volar”, agrega.

Te puede interesar: de Carlos Paz a Alaska 

El tripulante, nacido y criado en la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz, alterna su vida entre los vuelos, su familia, las sierras y los lugares que sigue descubriendo día a día. “A lo mejor es verdad que volar no es nada fácil, pero para mi es todo lo contrario. Uno se adapta, cada vuelo es distinto, las horas pasan y cada una es una experiencia nueva. Los pasajeros también cambian y cada destino es único. Cuando te acordás están en otro avión, con otras situaciones a enfrentar y cosas para resolver”, remarca.

Nos vemos en Miami

A partir del próximo 7 de junio, American Airlines comenzará a operar el vuelo directo entre Córdoba y Miami, de apenas ocho horas. Al respecto, Sorrentino confiesa que hacía bastante tiempo que la compañía tenía la ilusión de volar a Córdoba. 

Actualmente, esa empresa aérea vuela desde Buenos Aires a Los Ángeles, Miami, Dalas y Nueva York. “Por suerte pronto se suma Córdoba, y con tripulación argentina”, subraya Mario. 

En lo personal, el cordobés está muy feliz de poder formar parte de las tripulaciones que realizarán ese vuelo. “El pasajero del interior es genial. Los cordobeses somos muy divertidos, así que compartir este vuelo va a ser buenísimo. Toda la tripulación habla español; imaginate ahora con el acento cordobés”, bromea.  

A sólo 8 horas: Córdoba-Miami

American Airlines comenzó el servicio hacia Argentina en julio de 1990. Desde sus centros de operaciones en los Estados Unidos, ofrece conexiones a 339 destinos en 54 países alrededor del mundo y hasta 31vuelos semanales entre Argentina y el país del norte.  American Airlines es uno de los líderes en la industria aérea del mercado argentino.

La aerolínea tiene una Base de Auxiliares de Vuelo en Buenos Aires, con empleados profesionales entrenados para proveer excelencia en el servicio a sus clientes.

Día del tripulante de cabina

Cada 31 de mayo se celebra el día de las Auxiliares de Vuelo, en homenaje a Ellen Church, quién en 1930 se convirtió en la primera azafata de la historia, una verdadera pionera de la profesión. 

Para leer más: mujeres pilotos 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.