Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Consejos para ordenar una valija y viajar feliz

Alcanzar el orden para ser feliz es la propuesta de la japonesa Marie Kondo, quien recomienda descartar los objetos que no nos proporcionen alegría. ¿Cómo aplicar su método en casa y a la hora de preparar el equipaje?

Por Gabriela Sibilla (Especial).

Algo de razón tendrá esta japonesa que lleva vendidos más de siete millones de copias de sus dos libros: La magia del orden y La felicidad después del orden, ambos traducidos a una decena de idiomas.

Marie Kondo, de treinta y pocos años, asegura que es maravilloso ordenar y soltar. Se pasea por el mundo dando conferencias sobre su método, denominado KonMari, una receta simple y efectiva que sigue sumando adeptos sobre todo en redes sociales. Tan potente se volvió que logró imponer el término “marikondear”, aplicable a libros, ropa y demás objetos de la casa u oficina. Aquí, algunos de sus consejos.

Por categorías. Una vez que se tiene en claro qué va a permanecer y qué no en la casa, hay que comenzar a ordenar por categorías. Por ejemplo, si se empieza con la ropa, se deben ordenar todos los armarios y cajones para después avanzar con la siguiente categoría.

La ropa, primero. Siempre hay que arrancar con lo más sencillo: será más simple deshacerse de un pantalón que de un recuerdo. El orden sugerido es: primero la ropa y luego los libros, los papeles, los artículos electrónicos, los adornos y, por último, objetos con valor sentimental.

Conservar lo que produzca alegría. Antes de comenzar, conviene sacar todo para ir seleccionado sólo aquellos objetos que proporcionen bienestar y alegría. Suma responder a las preguntas: ¿Es necesario? ¿Realmente lo quiero? ¿Me hace feliz?

Guardar por tipología y no dispersar. Es clave ordenar por tipo de objeto. Kondo sostiene que se puede ordenar por tipo o por persona, y que nunca se deben mezclar las categorías.

Sencillez. Se aconseja que todos los objetos queden a la vista, para que de una simple ojeada se puedan identificar. En el caso de la ropa, recomienda ubicarla en cajones o cajas de zapatos.

La ropa, “de pie”. Doblar verticalmente la ropa permite visualizar lo que está guardado en cajones y cajas sin necesidad de revolver hasta el fondo. Se dobla en rectángulos hasta que pueda sujetarse en pie. Si son pantalones, cerrar cierres y botones antes de doblar. Para ordenar bolsos, meter uno dentro de otro y darles una ubicación fija.

Valerse de objetos para organizar. No será necesario comprar en casas de decoración artículos para acomodar: por lo contrario, se pueden usar todas las cajas de zapatos a disposición y los rollos de papel para ordenar cables, medias y otros objetos pequeños.

Minimalismo extremo. En decoración hay que evitar el exceso de información: no colocar pilas de libros sobre las mesas ni poner adornos por todos lados. El objetivo es evitar, de todas las maneras posibles, que los espacios queden recargados.

Cada cosa en su lugar. Cada objeto debe encontrar su espacio y allí debe permanecer. Ese es el secreto del orden: no superponer objetos. Hay que moverlos sólo para limpiar y volverlos a su lugar.

En todos los espacios de la casa. Replicar el método de vaciar totalmente, seleccionar, descartar y acomodar en todas las habitaciones del hogar: baño, cocina, dormitorios, salas. El orden de los espacios refleja el orden en la vida, sostiene Marie Kondo.

Ahora, ¿cómo se aplica el método KonMari al armado de valijas? Ya sea por trabajo o por placer, al preparar el equipaje se pueden seguir los mismos tips que al organizar una casa.

En una tarde

No hay que tomarse más de una tarde para hacer la valija: resolverla en partes puede desanimar y hasta ser estresante. Lo ideal es dejarla lista dos días antes del viaje.

Distinguir los objetos imprescindibles

Antes de empezar, una buena decisión es tomar los objetos imprescindibles (como el botiquín y los cargadores) y los que no lo son. De estos últimos, sólo se deben llevar los que proporcionen felicidad.

Prendas fuertes y prendas delicadas

Las prendas delicadas y propensas a arrugarse van de pie en la parte superior. Las más fuertes, como pantalones, irán en la parte inferior, y los trajes, en la parte superior de manera horizontal. El resto se acomoda de forma vertical. La ropa interior se coloca en bolsas. Los zapatos, de frente y en bolsas para que encajen de manera vertical, ocupando un mínimo de volumen.

En frascos chicos

Se sugiere transferir shampoo, cremas y otros productos de higiene y limpieza a frascos pequeños, reunirlos todos en un neceser y colocarlo en la valija de forma vertical. Si el neceser es de gran tamaño, es recomendable reemplazarlo por bolsas de tela. 

Artículos electrónicos

Aquí rige el mismo principio que para la ropa interior y todos los artículos de pequeño porte: usar bolsas para guardar objetos por categoría. Por ejemplo, una para cargadores y otra para cámaras de foto. Cuanto más sencillas sean las bolsas, menos espacio ocuparán. 

¿Qué hacer al regresar del viaje? Lo primero es vaciar la valija y lavar lo que sea necesario. Hay que volver cada cosa a su lugar de origen, y limpiar la valija por dentro y por fuera, incluidas las ruedas, para guardarla hasta la próxima escapada.

Aunque el KonMari no es un método que pueda corroborarse científicamente, sus seguidores se declaran conversos y envían fotos del antes/después. Quedará en cada uno sumarse o no a este movimiento que esta ordenando millones de vidas por todo el mundo.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.