Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Cómo conocer Madrid en cinco días

Además de ser una de las puertas de entrada a Europa, en particular para los argentinos, la capital española es considerada una de las cinco mejores ciudades del mundo. Esta es una breve guía para no dejar de conocer lo mejor de Madrid en cinco días.

Por Inés Zarazaga (Especial).

Aterrizar en Madrid es sentirse como en casa... pero del otro lado del Atlántico. España tiene algo muy especial, por la familiaridad del idioma, la cultura y la gastronomía. Muchos llegan de pasada y se van sin recorrerla. ¡Imperdonable!, si vale la pena quedarse.

Le proponemos una recorrida por los sitios imperdibles de la capital española, su patrimonio monumental, histórico, cultural y gastronómico en un paseo maratónico de cinco días.

DÍA 1. Me bajo en Atocha, me quedo en Madrid.

Desde Barajas directo en subte con destino a Estación Atocha (metro línea 1, celeste). Llegar a Atocha es llegar a la estación de trenes más importante de Madrid. Fue la primera estación de la capital y desde 1851 es uno de los grandes atractivos de la ciudad.

En su interior va a poder disfrutar de un gran jardín tropical, con más de 400 especies de plantas. Además, en el exterior encontrará un monumento en homenaje a las víctimas del mayor atentado en España, cuando el 11 de marzo de 2004 murieron 191 personas.

Después de conocer Atocha y ya instalado en el hotel, vale la pena tomarse unos minutos y reservar su turno en Sandemans. La empresa ofrece un tour de tres horas guiado, divertido y gratuito, por las calles medievales, monumentos majestuosos y secretos monárquicos de la ciudad muy interesantes de escuchar: www.neweuropetours.eu.

Con mapa en mano para ubicarse bien, la propuesta por la tarde es salir a caminar, recorrer la ciudad despacio, perderse en locales de buen diseño y llegar de noche a la Gran Vía, conocida como el “Broadway madrileño”.

Además de disfrutar de esta avenida muy iluminada, encontrarán la calle Fuencarral, con su mercado y, alrededor, una cartilla de bares para sentarse a deleitar el paladar con unas ricas tapas (mis favoritas: papas bravas, croquetas de bacalao o jamón, brusqueta de chorizo ibérico, queso brie).

DÍA 2. Plaza Mayor, Puerta del Sol y un poco más.

La sugerencia del día arranca en el corazón de Madrid. La Plaza Mayor (metro línea 2, roja) es un ícono de la ciudad y es el lugar donde a lo largo de la historia se tejieron intercambios comerciales, culturales, debates políticos, encuentros y festejos.

Entre los íconos de la Plaza se destaca “La Casa de la Panadería”, un importante edificio decorado en su fachada por Carlos Franco, una estatua de Felipe III regalada en 1616 por el duque de Florencia y, además la más conocida de las nueve puertas de acceso que tiene la plaza: el Arco de Cuchilleros.

La gastronomía está a la vuelta de la esquina. Caminar por la calle “de los Cuchilleros” es garantía asegurada. La zona ofrece un restaurante al lado del otro, con tabernas y bodegones típicos de Madrid. ¿Otra opción? Caminar una cuadra y llegar al Mercado San Miguel, un espacio culinario con arquitectura de hierro, cargado de historia y con rica personalidad, donde podrá degustar de una oferta de calidad, frescura y sabores.

Después de almorzar, recomiendo caminar e ir a la Puerta del Sol (metro línea 1 celeste, 2 rojo y 3 amarillo), una de las plazas más populares de Madrid y el “Kilómetro Cero”, donde empiezan todas las rutas y caminos españoles.

Además de encontrarse con el famoso cartel publicitario “Tío Pepe”, descubrirá en la entrada de la calle Alcalá el símbolo madrileño: la estatua de el Oso y el Madroño.

Por otra parte, si la víspera de un año nuevo le encuentra en Madrid, que sea en la Puerta del Sol. Desde 1962, el reloj de la Casa de Correos es donde tradicionalmente suenan las campanadas y se congregan miles de personas para llevar adelante el ritual de comer 12 uvas y celebrar el año entrante.

El día no termina, porque la recomendación para la tarde es caminar sin apuro y perderse por los barrios y calles pintorescas hasta llegar a uno de los barrios con más carácter de todo Madrid: Chueca.

Además de ser el centro gay de la capital, encontrará los mejores locales de diseño con tendencias, toda la vanguardia y opciones para todos los gustos.

Siguiendo la lógica gastronómica de mercados, en Chueca encontrará el mercado de San Antón: pescadería, panadería, frutos de estación, los mejores fiambres y, en su azotea, un restaurante muy elegante y trendy (de moda) para tomar unas copas y disfrutar de una linda vista a la ciudad.

El Retiro y tarde de pícnic

DíA 3. Aunque no dé a la gloria, la Puerta de Alcalá.

Una excelente opción para empezar el día con mucha energía es ir al parque El Retiro y recorrerlo en bicicleta. La propuesta es encontrar la Puerta de Alcalá y descubrir el pulmón verde de Madrid, en un espacio de 125 hectáreas con cientos de rincones para visitar, músicos, magos, videntes y secretos en todos sus recovecos.

Desde que abrió sus puertas, en 1868, El Retiro reúne millones de turistas y madrileños que llegan para disfrutar de sus atractivos: el estanque, el monumento a Alfonso XII, el Palacio de Cristal y el Paseo de la Argentina, con estatuas dedicadas a todos los monarcas españoles.

Mi recomendación: no se vaya del parque sin conocer los jardines del Parterre y descubrir sus excéntricos árboles.

Después de tanto ejercicio, una parada obligada será ir hasta Paseo del Prado 44 y deleitarse en uno de los mejores lugares con una buena ecuación precio-calidad que tiene Madrid: el Museo del Jamón. Si bien esta no es la sucursal más famosa (ni tampoco la más linda), está cerca de El Retiro y por menos de 5 euros podrá disfrutar de una caña y uno de los mejores “bocadillos”.

Mi plato favorito: ración de tortilla de papa y bocadillo de jamón ibérico y queso.

La tarde es de arte. A pocas cuadras del Museo del Jamón encontrará otro museo que, lejos de exponer jamones y quesos, es un verdadero espacio artístico. El Museo Reina Sofía (metro línea 1, celeste) tomó como sede el antiguo Hospital General de Madrid, transformándolo en 1992 en una de las grandes apuestas culturales de la ciudad.

Con guía del museo, disponga de algunas horas para encantarse con la colección permanente que destaca obras de Pablo Picasso (como el Guernica), Salvador Dalí o el indiscutido Joan Miró, entre otros.

DÍA 4. Corte de los Milagros, Virgen de la Almudena.

Este día arranca en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena, Virgen patrona de Madrid (metro línea 1 rojo, línea 5 verde), cuya construcción comenzó en 1883 impulsada por el rey Alfonso XII y realizada por el arquitecto Francisco de Cubas.

Vale la pena conocerla por dentro ya que se destacan en su interior colores vivos y líneas rectas. ¿Y la cúpula? Saque sus propias conclusiones, no es gratuita y no tiene las mejores vistas. 

No pierda tiempo y visite el Palacio Real, tome la calle de Bailén en dirección a Plaza España para disfrutar de la caminata y desembarcar en el Templo de Debod. Se trata de un templo egipcio, con 2.200 años de antigüedad, regalado por Egipto a España a modo de agradecimiento por la colaboración en el salvamento de los templos de Nubia. Rodeado de jardines, el templo de Debod es ideal para un pícnic con aires antiguos y mitológicos. 

Por la tarde, la propuesta incluye dejar el arte contemporáneo para sumergirse en pinturas españolas de los siglos XVI al 19. El Museo del Prado es el más conocido de Madrid y uno de los más importantes del mundo. Reúne desde Las Meninas de Velázquez, la famosísima Maja Desnuda de Goya y obras de Manet, Reinor, Toulouse, Picasso, Matisse y Dalí, entre otros. 

La tarde es el horario ideal para salir del museo y encontrarse con el hotel Ritz y el Palace. Disfrutar del Paseo del Prado y caminar descubriendo cómo la ciudad se viste de noche para llegar a uno de los puntos más encantadores de Madrid: la Fuente de Cibeles, esculpida en 1782; el imponente edificio del Palacio de Comunicaciones; el Paseo de los Recoletos, y la vista ascendente de la Gran Vía. Vale la pena quedarse, mirar los edificios, los autos pasar y los monumentos iluminados.

DÍA 5. Vuelva y recorra lo que más le gustó.

Datos

Nombre oficial: Reino de España

Capital: Madrid.

Gobierno: monarquía constitucional.

Población: 42.197.865 habitantes.

Superficie: 504.780 kilómetros cuadrados.

Idioma: español.

Moneda: euro.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.